Chihuahua | 13 de Mayo de 2017

Foto fotograma de video, vía El Diario

Por

Por 

Rubén Villalpando, corresponsal

Ciudad Juárez, 13 de mayo.- La Asociación de Abogados Penalistas de Ciudad Juárez A. C., presentó una denuncia formal en la Fiscalía General del Estado de Chihuahua, zona norte, por el delito de abuso de autoridad y tortura en contra del Ministerio Público Miguel Ángel Luna López, a quien grabaron torturando a detenidos y fue acusado de fabricar culpables en los años 2012, 2013 y 2014, cuando fungía como coordinador de la unidad especializada en el combate al delito de extorsión.

Aparte, esta mañana dos hermanos –uno de ellos ex agente de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM)– fueron absueltos después de permanecer casi seis años presos acusados de extorsión y luego de que se probó que fueron torturados y enjuiciados con declaraciones falsas, con lo que son cuatro personas las involucradas y sentenciadas con declaraciones tomadas bajo tortura por agentes ministeriales.

Para demostrar la inocencia de dos de los sentenciados a prisión vitalicia, familiares de ellos, presentaron un video donde se aprecia que el ex fiscal Luna López encabezó las torturas a los dos hombres, a quienes tenían con la cabeza vendada.

Tanto los familiares como los abogados informaron que son varios casos donde Miguel Ángel Luna fabricó culpables a base de torturas y aún sigue trabajando en la Fiscalía, porque en lugar de destituirlo y acusarlo, fue reubicado a un área administrativa.

El fiscal de la zona norte, Jorge Nava, en conferencia de prensa dio a conocer “que el elemento de la Fiscalía estará fuera de las investigaciones en el departamento de extorsión esto ante las denuncias que le presentaron y por las cuales es investigado”.

Nava corroboró “la existencia de un vídeo donde torturan a detenidos y al parecer lo grabaron con teléfono celular” y que por las imágenes que muestra si pueden apreciar que todo ocurrió al interior de las oficinas de la Fiscalía General del Estado, sin embargo, dijo en su momento no contaban con este material para añadirlo a la carpeta de investigación.

Los torturados son José Manuel Amador Cháirez y José Alfredo Castañeda, ambos presos desde enero del 2012, cuando fueron detenidos y presentados públicamente por las autoridades como extorsionadores.

Aparte, dos hermanos –uno de ellos ex agente de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM)– fueron absueltos después de permanecer casi 6 años presos acusados de extorsión y luego de que se probó que fueron torturados y enjuiciados con declaraciones falsas.

Un juez federal ordenó que se repusiera parcialmente un juicio oral para que se llevara a cabo y valorar los resultados del Protocolo de Estambul a Juan Francisco y Carlos Alberto Ávila Guevara, así como el análisis de otras pruebas obtenidas bajo tortura.

Los hermanos Ávila fueron arrestados septiembre del 2011 junto con Juan Eduardo Díaz Torres, “El Lalo”; Juan de Dios Fierro Márquez y un menor de 16 identificado como Daniel, “El Negro”, y fueron presentados a los medios de comunicación como integrantes de la banda “Los Juanes” y responsables de cobrar la “cuota” al propietario de una herrería.

Desde esa fecha los familiares del policía Juan Francisco de Fierro Márquez y Díaz Torres denunciaron que ellos habían sido sacados de sus viviendas sin orden de cateo y que eran inocentes.

En el juicio oral todos dijeron haber sido golpeados y sometidos a tratos humillantes y degradantes por parte de agentes ministeriales de la Unidad de Delitos Antiextorsión de la Fiscalía estatal.

En ese juicio, llevado a cabo en el 2013, Juan Eduardo dijo haber sido torturado para acusar a los hermanos Ávila Guevara y también reconoció ser responsable de cobrar el denominado derecho de piso.

Pero el Tribunal de Juicio Oral –conformado por los jueces Florina Coronado Burciaga, Jesús Manuel Medina Parra y Claudia Domínguez Curiel– consideró que se trataba de un argumento defensivo y desestimaron los señalamientos de tortura concluyendo que eran dichos no probados.

En abril del 2013 los jueces sentenciaron a los hermanos y a Juan Eduardo Díaz Torres a la pena vitalicia. A Ese enjuiciamiento no llegó Juan de Dios Fierro y el menor de edad fue condenado a 11 años de cárcel, de acuerdo a datos periodísticos.

Sin embargo, en 2015 los hermanos Ávila Guevara ganaron un amparo en el que un juez federal ordenó al Tribunal de primera instancia reponer parcialmente el juicio oral sin anularlo por completo sólo para que escucharan los resultados del protocolo de Estambul practicados a los Ávila y a Juan Eduardo.

Incluso el juez federal ordenó al Tribunal que recabara pruebas y le instruyó que analizaran las declaraciones de los familiares de los procesados e incluso un video donde se observa a los acusados golpeados, particularmente al ex policía se le ve una inflamación en la frente.

El jueves pasado alrededor de las 11 de la noche, después de recibir estas pruebas, el mismo Tribunal que emitió la sentencia vitalicia, absolvió a los hermanos Ávila Guevara.

Los hermanos Juan Francisco y Carlos Alberto continúan presos y podrán salir libres hasta que la sentencia absolutoria cause estado o quede firme.

Sondeo

¿Quién es responsable del incremento de homicidios en Tijuana y el estado?