méxico | 13 de Marzo de 2018

“Un ejemplo es un láser de 500 mW que puede dejar ciego a una distancia de 160 metros y producir ceguera temporal a 800 metros”, advirtió el Senado en el dictamen avalado este día. Foto Carlos Ramos Mamahua

Por

Por 

Ignacio Castro García / La Jornada

México, 13 de marzo.- El Senado de la República solicitó a la Secretaría de Salud  que, en coordinación con la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), desarrollen acciones y campañas para informar a la población de los peligros que generan en la salud, la luz de los rayos láseres, y así prevenir su compra.

Además, en la sesión de este martes, el pleno senatorial requirió a la Cofeprisque implemente una vigilancia rigurosa de los establecimientos que tienen en venta productos con rayo láser y que su venta al público represente un riesgo para la salud de la población.

La Cámara de Senadores también urgió a la Cofepris a que realice los trabajos necesarios para establecer una Norma Oficial Mexicana que regule la compraventa de productos con rayo láser en sus distintas presentaciones.

Al avalar por unanimidad el punto de acuerdo que presentó la senadora panista Andrea García García, la Cámara Alta indicó que actualmente se utiliza el rayo láser en artefactos como punteros y juguetes, por lo que “se  encuentra al alcance de niños de muy corta edad”.

Afirmó que el peligro de que un rayo láser produzca daño en una persona va directamente relacionado con la potencia que este tiene, y las lesiones pueden ser en ojos piel, principalmente, y a pesar de ello estos artefactos no tienen una etiqueta que indique la energía que poseen en la mayoría de los casos.

En general, un láser de 5 mili vatios (mW) de potencia (comúnmente utilizado como puntero) puede causar un daño irreversible en la visión si incide desde menos de 16 metros de distancia,  y a medida que se aumenta la potencia también aumenta la distancia para que se produzca daño en el ojo.

“Un ejemplo es un láser de 500 mW que puede dejar ciego a una distancia de 160 metros y producir ceguera temporal a 800 metros”, advirtió el Senado en el dictamen avalado este día.

Sostuvo que si bien “todos los dispositivos láser tienen peligros, el riesgo mayor estriba en que se compran mayoritariamente por internet, y las importaciones sin los debidos controles dificultan controlar las potencias reales y permiten que se puedan conseguir láseres de potencias mucho más altas muy fácilmente”.

“En  México no se cuenta con una regulación específica, tampoco hay una vigilancia adecuada, mucho menos información pública al respecto, lo cual deja abierto el mercado para que productos de baja calidad o con una potencia peligrosa, lleguen a las manos equivocadas, ya sea en forma de juguete o como una herramienta de apoyo, aumentando así el riesgo de generar un daño en la salud de las personas”,  aseveró el órgano legislativo.