méxico | 13 de Marzo de 2018

Stephen Hawking fue miembro de la Real Sociedad de Londres, de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU, además de titular de la Cátedra Luasiana de Matemáticas de la Universidad de Cambridge. Foto Xinhua

Por

Por 

redacción

Inglaterra, 13 de marzo.- Murió el físico británico Stephen Hawking a los 76 años de edad, pacíficamente en su casa de Cambridge, en las primeras horas de esta mañana, de acuerdo con el reporte de diferentes medios de comunicación.

Con la muerte de este famoso cosmólogo y astrofísico, la ciencia pierde a un gran elemento que deja su legado para las nuevas generaciones, ya que su coraje y persistencia junto con su brillantez y humor inspiraron a muchos alrededor del mundo.

Stephen Hawking , nació el 8 de enero de 1942 en Oxford, en Reino Unido, y fue, hasta hace unos años, un importante divulgador científico, pues desafió las predicciones de los médicos que apuntaban que solo viviría unos años después de que le diagnosticaran una forma atípica de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que ataca a las neuronas motoras encargadas de controlar los movimientos voluntarios y que lo dejó en silla de ruedas.
En 1979, fue nombrado titular de la prestigiosa Cátedra Lucasiana de la Universidad de Cambridge, centro al que llegó procedente de la Universidad de Oxford para estudiar astronomía teórica y cosmología.

La cátedra, a la que tuvo que renunciar al cumplir la edad límite de 67 años, la cual fue ocupada tres siglos antes por el 'padre' de la gravedad, Isaac Newton.
Hawking puso a prueba las teorías de Newton en 2007, cuando a los 65 años de edad realizó un vuelo de gravedad cero en Estados Unidos, en lo que esperaba fuera sólo un primer paso antes del vuelo suborbital espacial que esperaba llegar a realizar.

"Pienso que la raza humana no tiene futuro si no va al espacio", insistió en los últimos años de su vida.

 Su libro 'Breve historia del tiempo' se convirtió literalmente en un best seller, llegando a un amplio sector de lectores.

Desde el punto de vista científico destacó por aplicar junto a su colega de Cambridge, Roger Penrose, un nuevo modelo matemático creado a partir de la teoría de la relatividad general de Albert Einstein.

Fue miembro de la Real Sociedad de Londres, de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU, además de titular de la Cátedra Luasiana de Matemáticas de la Universidad de Cambridge.

En vida mereció doce doctorados honoris causa y la Orden del Imperio Británico, el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, la Medalla Copley, la Medalla de la Libertad y el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento.

Al cientifico, le sobreviven sus hijos Lucy, Robert y Tim, que están tristes y lamentan profundamente la muerte de su padre, quienes afirman fue un gran cientifico y ser humano que dejó un gran legado dentro de la ciencia que perdura por siempre.