mundo | 13 de Febrero de 2017

Foto tomada de Twitter ‏@pmanzo70

Por

Por 

Mireya Cuéllar

Los Ángeles, 13 de febrero.- Si el gobierno de Enrique Peña no presenta una queja ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) contra el presidente Donald Trump por las violaciones a los derechos humanos de los mexicanos que viven en Estados Unidos, lo hará el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), informó su dirigente, Andrés Manuel López Obrador, durante un mitin en la Placita Olvera, en el corazón de la segunda ciudad más grande de Estados Unidos.

“Vamos a hacer valer el artículo primero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que dice que todos los seres humanos nacen libres e iguales; en igualdad de derechos…” apuntó, y evocó también al presidente Franklin D. Roosevelt, quien en 1941 proclamó cuatro derechos humanos fundamentales: “a la libertad de palabra, a la libertad de culto, el derecho a vivir libres de miseria y el derecho a vivir libres de temor”.

López Obrador agradeció a quienes se congregaron en la plaza –varios de los asistentes se enteraron de su visita por una entrevista que le hizo la semana pasada para Univisión el periodista León Krauze y asistieron por “curiosidad”, comentaron- y les aseguró que va a trabajar para enfrentar el hambre y la pobreza que flagela y lastima a los mexicanos con el propósito de que en un futuro no muy lejano no se vean obligados a emigrar: que la gente pueda trabajar donde nació, cerca de sus familiares, con sus costumbres y con su cultura.

Al mismo tiempo, dijo, está decidido a luchar contra el principal problema de México, la corrupción. En ese momento muchos de los reunidos en la plaza empezaron a gritar, “¡Fuera Peña¡ ¡Fuera Peña! ¡Fuera Peña!”.

Mencionó entonces su entrevista con Krauze y recordó que fue a él a quien el presidente Peña le dijo que la corrupción era parte de la cultura del pueblo mexicano y refirió que, a diferencia del mandatario, piensa lo opuesto.

“Que en las comunidades y pueblos de México hay una gran reserva de valores culturales, morales, espirituales. Qué la corrupción no se da de abajo hacia arriba, se da de arriba hacia abajo. Si el Presidente es corrupto, los gobernadores van a ser corruptos y los presidentes municipales. Pero si el Presidente es honesto, los gobernadores van a tener que ser honestos y lo mismo los presidentes municipales”.

Y ofreció una vez más que estará atento para evitar el mal trato de los migrantes de México en el extranjero, y habló de su próxima visita a Chicago. Aunque en el mitin dirigido por Héctor Vasconcelos –representante de Morena en Estados Unidos- participaron algunos nicaragüenses y hondureños, el público fue básicamente de origen mexicano, tanto, que al final se cantó el Himno Nacional y se evidenció que varios de los presentes no se lo sabían o no lo quisieron cantar.

Así, ante unos mil 500 hispanos que se congregaron para escucharlo, el político mexicano convocó a contrarrestar el discurso del odio “con el discurso espiritual del amor al prójimo” y la práctica de la no violencia porque la batalla “la vamos a dar en el campo de las ideas”.

Llamó a no caer en las provocaciones y a informarse de lo que está ocurriendo para “hacer entrar en razón” a quienes usan la fuerza para discriminar y a quienes, a partir del discurso del odio y la cizaña, votaron por Trump en los pasados comicios.

Convocó a los intelectuales que participan con Morena en Estados Unidos –había varios académicos de universidades de California en el kiosco que fue usado como templete- y a todos los que en ese país tienen valores cívicos, a elaborar un plan para “persuadir a las clases medias de que los migrantes no son su enemigos, que son personas que salieron de su lugar de origen por necesidad, no por gusto. Hay que contrarrestar el discurso del odio… hay que recordar que la migración es el origen de todas las naciones, que nos hicimos humanos caminando, y que un muro, la demagogia y el patrioterismo, no podrán con la dignidad y el talento de un pueblo”.

Fue una tarde de muchas evocaciones en la Placita Olvera, junto a la estatua del rey Carlos Tercero, quien ordenó a Fray Junípero Serra fundar esta ciudad en 1781. López Obrador recordó también a los judíos, perseguidos por el solo hecho de serlo; a Martin Luther King y a César Chávez, el legendario luchador del campo –“quien nos enseñó que la libertad no se implora, se conquista”.

Nombró una comisión encabezada por Héctor Vasconcelos y el dirigente de Morena en Baja California, Jaime Bonilla, que se encargará de coordinar la campaña de información en Estados Unidos; "vamos a difundir el mensaje de la fraternidad en inglés y español. Vamos a editar Regeneración en Estados Unidos para entregarlo en las estaciones del metro, además de en la plazas públicas”.

La comisión especial también agrupara a abogados para defender migrantes, buscará la unidad con otras organizaciones “para actuar juntos”, además de preparar la demanda por violaciones a los derechos humanos que presentaran ante la ONU, si el gobierno mexicano no lo hace.

La Placita Olvera es en Los Ángeles el centro de reunión de muchos mexicanos. Está ubicada junto al barrio chino, pero con su iglesia de misas en español y un pequeño mercado donde se venden artesanías y comida mexicanas, convoca también a la nostalgia.

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: