méxico | 13 de Enero de 2018

Fernando Avilés Tostado, presidente nacional de la fundación No Más Negligencias Médicas, en entrevista afuera de las instalaciones del Poder Judicial de la Federación en Cancún, destacó que sólo 3 por ciento de las víctimas que sufren afectaciones en su salud denuncian sus casos, debido a que no confían en las autoridades. Foto Patricia Vázquez

Por

Por 

Patricia Vázquez, La Jornada

Cancún, 13 de enero.- Alejandro Follo Vega, abogado de cinco afectados por el programa De la vista nace el amor, impulsado por la Fundación Cinépolis en 2015, mediante el cual 50 personas de Isla Mujeres fueron operadas de cataratas, solicitó ante un juez la suspensión de esa campaña, pues provocó ceguera a varios y al menos dos perdieron un ojo.

El abogado informó que interpusieron un amparo indirecto ante el juez segundo de distrito con sede en el municipio de Benito Juárez (Cancún), Gerardo Vázquez Morales, y confió que el próximo lunes o martes el juez se pronuncie al respecto.

Follo Vega precisó que varios beneficiarios por ese programa tuvieron complicaciones por una bacteria que ingresó a su organismo provocándoles una grave infección y perdida de la vista, y al menos a dos les extirparon un ojo.

Juicio civil por negligencia médica

Dijo también que a la par, interpusieron un juicio civil por negligencia médica y daño moral contra la Fundación Cinépolis, del consorcio Cinépolis, del Instituto de Salud Visual (Isvi), donde les fue practicada la operación, de la Comisión Federal de Prevención Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), y de las Secretarías de Salud estatal y federal, porque autorizaron la aplicación del programa sin supervisión oficial.

En esa demanda, indicó el abogado, Cinépolis ya respondió; pero no dio a conocer el resultado, y los cinco restantes, añadió, serán emplazados la próxima semana por medio de edictos, pues los afectados exigen indemnización.

El presidente nacional de la fundación No Más Negligencias Médicas, Fernando Avilés Tostado, destacó que sólo 3 por ciento de las víctimas que sufren negligencia médica denuncian sus casos debido a que no confían en las autoridades.

En México, agregó, todavía falta mucha cultura para atender el tema de salud, pues aunque si hay una ley que lo sanciona, no se cuenta con una fiscalía especializada, como la hay para la mujer, para los delitos electorales, por poner un ejemplo, refirió.

A pesar de que el sistema es muy lento y a los afectados les resulta muy costoso, las demandas bien sustentadas se resuelven con apego a la ley, pues de cada 10 querellas que se presentan por lo menos ocho resultan favorables para el perjudicado, dijo.

Señaló la necesidad de que los gobiernos tomen con más seriedad el tema de la salud, porque, por ejemplo, en Quintana Roo ni siquiera está activada su Comisión de Arbitraje Médico, por lo cual, junto con Chihuahua, encabeza la lista de quejas al respecto, contrario a la Ciudad de México, donde hay avances importantes para abatir ese problema.