méxico | 12 de Noviembre de 2018

Con ello aumentan las dificultades para cubrir las necesidades de conectividad entre las áreas de vivienda y las zonas de trabajo o comerciales. Foto María Luisa Severiano

Por

Por 

Blanche Petrich / La Jornada
Ciudad de México, 12 de noviembre.- El programa de la Organización de las Naciones Unidas para los asentamientos humanos (ONU-Habitat) concluye que, a partir de los indicadores contenidos en la Iniciativa de Ciudades Prósperas, en la que participan 305 urbanizaciones mexicanas, la mayor parte de los asentamientos del país son de muy baja densidad. Esto quiere decir que la mayor parte de las ciudades son horizontales, extensas. Y con ello aumentan las dificultades para cubrir las necesidades de conectividad entre las áreas de vivienda y las zonas de trabajo o comerciales.
Por esta razón, la directora ejecutiva de ONU-Habitat, Maimunah Mohd Sharif, recomienda para México la promoción de modelos de urbanización más compactos. Es decir, urbanizaciones de uso mixto, que concentren en el mismo espacio las viviendas, el trabajo y los espacios culturales y recreativos.

Urbanista de profesión, ex alcaldesa de dos ciudades de su nativa Malasia, Seberang Perai y Penang, la actual directiva de este organismo de las Naciones Unidas dedicado a promover el desarrollo de los asentamientos humanos, viajó a México para presentar en el Foro de Alcaldes para la Nueva Agenda Urbana la llamada Iniciativa de Ciudades Prósperas (ICP), una herramienta de medición de índices de desarrollo que permite a las autoridades locales planificar y diseñar estrategias basadas en una amplia base de información sobre el estado real de cada asentamiento.

Este instrumento para la aplicación de la Nueva Agenda Urbana fue adoptado por 500 ciudades en el mundo. De éstas, 305 son de México, localidades que concentran 90 por ciento de la población.

Sobre la utilidad de este índice de medición de desarrollo sustentable, la señora Mohd Sharif, quien fue la primera musulmana malaya en asumir un alto cargo en la función pública, destaca: Una de las conclusiones que podemos sacar de estos estudios es la importancia en enfocarse en el desarrollo y planificación compacto de las ciudades. El ICP también nos muestra los problemas de desarrollo que se presentan en los modelos de urbanizaciones de baja densidad. Cuando las ciudades tienden a ser extensas, los costos del desarrollo son más altos, la movilidad es más costosa, la cobertura de servicios también, hay más contaminación y emisión de gases.

Las grandes ciudades en la era de las migraciones

En la entrevista fue interrogada sobre el desafío que representa para las ciudades de todo el mundo el fenómeno de las migraciones, del desplazamiento de grandes flujos de población de una región a otra.

–¿Cómo se debe atender este reto, según ONU-Habitat?

–Estamos hablando de dar una respuesta humanitaria a los nuevos asentamientos que se van conformando y desde luego eso está en nuestros planes estratégicos. Pero no es solamente una tarea para ONU-Habitat, otras agencias de la ONU en materia de derechos humanos, de migraciones y de refugiados también concurren en estos esfuerzos. Cada organismo debe poner sus conocimientos al servicio de una sola estrategia de las Naciones Unidas.

En breve conversación con este diario, refiere su filosofía de trabajo, que aprendió y adoptó cuando fue alcaldesa de la ciudad de Seberang Penai durante siete años y posteriormente en la isla de Penang: De abajo hacia arriba, nunca de arriba hacia abajo, porque eso limita la visión y la convergencia de ideas, ese es su método.

En enero de 2018, en la asamblea de Habitat en Nairobi, ciudad sede de este organismo del sistema de Naciones Unidas, fue electa directora ejecutiva. Bromea: Son ya nueve meses, tiempo de dar a luz la primera criatura. Y relata cómo fue que inició su mandato: Desde un principio, lo primero que hice fue presentarme con todo mi equipo de trabajo y hablar uno por uno con todos. Y después platicar con cada uno de los representantes de los estados miembros y con los directivos de las delegaciones regionales.

ONU-Habitat tiene una sede para Latinoamérica en Río de Janeiro, Brasil; una para la región Asia-Pacífico en Fukoka, Japón; la de África en Nairobi (sede de las oficinas centrales), y dos oficinas de enlace en Ginebra y Nueva York.

Desde el inicio de su mandato, a la diplomática malaya le correspondió desarrollar y concluir el proceso de reforma de gobernanza que se empezó a discutir en el organismo desde 2004 y que quedará concluido y se lanzará en Nueva York. Para implementarlo se buscará alinearlo con la reforma en curso en la secretaría general de la ONU.

“El objetivo de esta reforma –señala– es llevar la organización de ONU-Habitat a otro nivel, contando con la opinión y la retroalimentación de todos sus integrantes.”

América Latina, la región más urbanizada del mundo

Otro de sus mandatos es concluir la formulación de un nuevo plan estratégico con todos estos elementos –nuevas ideas obtenidas de la retroalimentación de abajo hacia arriba, con las aportaciones del personal interno– y debe estar concluido para el quinquenio 2020-2025.

Nuestra visión en ONU-Habitat, que fue creada por mandato de la secretaría general hace 40 años, es proveer una mejor calidad de vida en un mundo cada vez más urbanizado. Las proyecciones indican que hacia 2030 seis de cada 10 personas en el mundo vivirán en ciudades. Y América Latina y el Caribe es la región más urbanizada del mundo, con 80 por ciento de su población asentada ya en ciudades, destaca.

Advierte: Cuando hablo de urbanización no me refiero únicamente a las grandes ciudades, sino también a lo que ocurre en las áreas rurales.

En su discurso en el acto de apertura del Foro de Alcaldes para la Nueva Agenda Urbana, Maimunah Mohd Sharif reconoció que la rápida expansión de las ciudades también representó enfrentar el crecimiento de asentamientos precarios, pobreza, desigualdad socioeconómica, discriminación de género, falta de acceso equitativo a los servicios básicos y altos niveles de desempleo.

Y ahí es donde ONU-Habitat puede contribuir a enfrentar este complejo panorama poniendo a disposición de las autoridades locales herramientas para la planeación y administración de las ciudades:

Queremos ser una puerta que se abra para el desarrollo. Pero no lo podemos hacer solos, necesitamos que intervengan otros órganos de la ONU, gobiernos, incluso organismos no gubernamentales. Y al mismo tiempo queremos compartir lo que nos ha dado resultados con nuestras mejores prácticas, añade en la entrevista.

La funcionaria reconoce como todo un logro y un récord la adhesión de 305 ciudades mexicanas a la Iniciativa de Ciudades Prósperas. Desde su organización contribuimos a hacer estos estudios, a reunir y sistematizar datos, a hacer el análisis. Y con esto se construyen índices que están a disposición de las autoridades. Esto permite que los alcaldes tomen decisiones informadas, sobre la base de evidencias, para formular políticas públicas, planificación, formular patrones y guías de desarrollo e incluso diseñar su plan de desarrollo integral y sostenible.