mundo | 12 de Noviembre de 2018

El embajador en Washington habló con el fiscal de distrito para posponer la fecha de ejecución y para hacer gestiones pendientes y se enviaron cartas al gobernador para que conmute la pena capital. En la imagen, de izquierda a derecha: el consultor jurídico, Alejandro Alday; director del Programa MCLAP, Greg Kuykendall, y el director de Protección a Mexicanos en el Exterior, Jacobo Prado. Foto @SRE_mx

Por

Por 

Angélica Enciso L. / La Jornada

Ciudad de México, 12 de noviembre.- El caso del mexicano Roberto Ramos, sentenciado a la pena de muerte prevista para ser ejecutado el miércoles en Texas, es una violación flagrante de los derechos humanos y del derecho internacional, “Estados Unidos no ha cumplido el fallo Avena”, señaló la Cancillería.

Al haberse agotado recursos legales, agregó, la corte de Texas ordenó la ejecución para el miércoles próximo. Se han dado los últimos pasos para defender la vida de Ramos bilateralmente; el embajador en Washington habló con el fiscal de distrito para posponer la fecha de ejecución y para hacer gestiones pendientes. Se enviaron cartas al gobernador para que conmute la pena capital.

Este sería el sexto caso -todos en Texas- en que se aplica la pena de muerte a un mexicano de los 51 que forman parte del fallo Avena emitido por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de Naciones Unidas en 2003, dirigido a mexicanos a los que se violó el debido proceso porque las autoridades no notificaron al consulado.

Roberto Ramos, originario de Aguascalientes, fue detenido en 1992 y el consulado de McAllen tuvo conocimiento 11 meses después, con lo que se violó el derecho que tiene de avisar al consulado garantizado en convenio de Viena, explicó el Consultor Jurídico de la Cancillería, Alejandro Alday.

En conferencia de prensa detalló que en marzo 1993 se le dictó sentencia por el delito de homicidio triple y se incorporó al Programa de Asistencia de Pena Capital en 2002, una década después, y el caso no ha sido revisado conforme al debido proceso, como señala el fallo Avena. En el cual también se plantea que las cortes estatales revisaran los 51 casos.

Ramos Moreno ha sido privado de un juicio justo y trato igualitario ante la ley, apuntó el abogado.

Por su parte, el Director General de Protección a Mexicanos en el Exterior y Encargado del Despacho de la Subsecretaría para América del Norte, Jacob Prado, aseveró que México considera la pena capital como una sanción cruel e inhumana por ello el gobierno mexicano ha reiterado voluntad de colaboración para moratoria de ejecuciones y eventual abolición.

“No se pretende condonar los delitos atribuidos a connacionales sino que por principio se defiende el derecho a la vida”, señaló.

Precisó que ocho personas han sido ejecutadas cinco de ellas son parte del fallo Avena, todos en Texas. Aseveró que conforme a ese fallo a 14 personas se les ha revertido la sentencia de pena de muerte.