cultura | 12 de Septiembre de 2017

El homenaje lo recibió en las instalaciones del Centro Cultural Tijuana Foto Cortesía CECUT

Por

Por 

Redacción

Tijuana, 12 de septiembre.- La novena edición de las Jornadas Vizcaínas fue inaugurada el pasado sábado en la Estación Vizcaíno del Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura.

“Mi padre habría estado muy contento y abrumado de la cantidad de logros en materia cultural que se han tenido en Tijuana, en nombre mío y de mi familia estoy muy agradecido, esto es una actividad colectiva, un vínculo comunitario, con muchos profesionales que se han creado aquí, y el papel de mi padre fue un papel pionero que sirve de símbolo para los esfuerzos de todos los tijuanenses”, expresó Rogelio vizcaíno.

“Vizcaíno fue el primero que hizo un informe de Tijuana, dicho en la raíz etimológica, penetrar en la forma, nos dijo cuál es la Tijuana que debemos  construir, una que no se hará sola sino con trabajo, con los jóvenes, los maestros, los artistas; rescato la línea de uno de su poemas: “a esa que le canto, yo”, la Tijuana  al que el profesor Vizcaíno nos quiso llevar”, dijo el director General del CECUT Pedro Ochoa Palacio.

“Les diría a los organizadores que terminando estas jornadas nos sentemos a preparar las Décimas Jornadas Vizcaínas, estamos muy orgullosos de que pudimos publicar ya la Antología Poética del maestro Vizcaíno, preparada por Víctor Soto Ferrel y hemos pedido a la Secretaría de Cultura presentarla en la Ciudad de México”, añadió Ochoa.

“Vizcaíno dejó una muestra de amor y de dedicación a la cultura hasta el último momento de su vida, dejó una excelente escuela, el tiempo nos da la razón, lo mejor es descubrir Tijuana que es un semillero de talentos y que junto con Rosarito y Tecate forman ya una zona conurbada”, dijo quien fuera la colaboradora cercana de Vizcaíno, Guadalupe Kirarte.

“Rubén Vizcaíno Valencia llegó a Tijuana en 1959, vivió 45 años en la ciudad, más de la mitad de su vida, nos faltaría tiempo para hablar de la cantidad de cosas culturales que hizo en ese periodo, hay muchas facetas de él y por eso es que 13 años después de que ya no está con nosotros físicamente seguimos con las ganas de recordarlo”, dijo Jaime Cháidez, coordinador de las Jornadas Vizcaínas.

Acto seguido se hizo entrega del Premio Rubén Vizcaíno Valencia al escritor, académico y promotor cultural Patricio Bayardo Gómez.  “Curiosamente llegaron en el mismo año, 1959, a Tijuana, empezaron a escribir juntos en El Mexicano, el es el mejor ensayista que tenemos en Baja California”.

“Ruben Vizcaíno me recibió en el antiguo edificio de El Mexicano, después de haber recibido los textos que yo mandaba a los concursos populares de ese periódico, prosas de una insufrible chabacanería, no pensé que usted fuera tan joven, lo felicito, me dijo”, recordó Bayardo.

“Una vez Don Rubén hizo el elogio de Héctor Benjamín Trujillo que publicaba poemas de dos planas, es un genio, es un monstruo, por allá en el fondo estaba Jesús Blancornelas y pesca al vuelo el adjetivo y desde entonces a todos los amigos de Vizcaíno nos dicen Los monstruos; a pesar de la diferencia de edades e idolologías, fuimos grandes amigos”, concluyó el homenajeado.

Luego de recibir de manos de Rogelio Vizcaíno el premio el maestro Bayardo, sus discípulos, familiares y amigos escucharon junto con el público el concierto que ofreció el trío de guitarras Esplandián, integrado por Marco Antonio Labastida, Francisco Guerrero y Carlos Patiño.

Sondeo

¿Quién es responsable del incremento de homicidios en Tijuana y el estado?