méxico | 12 de Agosto de 2019

Alejandro Moreno Cárdenas –en la imagen acompañado de su esposa, Christell Castañón, y sus hijos– llamó a Ivonne Ortega y Lorena Piñón a dar la vuelta a la página y trabajar por la unidad del 'tricolor'. Foto Cristina Rodríguez / La Jornada

Por

Por 

Fabiola Martínez / La Jornada
Ciudad de México, 12 de agosto.- En el proceso para elegir al presidente del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, gobernador de Campeche con licencia, obtuvo una contundente ventaja sobre las candidatas Ivonne Ortega y Lorena Piñón, según el avance de resultados preliminares del partido.

A las 10 de la noche, con 59.04 por ciento de las casillas contabilizadas, Moreno Cárdenas aventaja con 83.4 por ciento de las preferencias, Ortega 9.1 por ciento y Piñón 2.97 por ciento.

Al reconocerse ganador, Moreno Cárdenas subrayó –a las siete de la noche– que la tendencia a su favor era “absolutamente irreversible”, y llamó a sus compañeras a “dar la vuelta” a la página y trabajar en unidad para que el PRI gane otra vez elecciones y gobierne al país.

El gobernador con licencia tendió la mano a sus compañeras. “En las campañas políticas están los ánimos, las pasiones, la participación. Hoy ha quedado atrás la jornada electoral; nosotros le damos la vuelta; yo sólo tengo reconocimiento, afecto y aprecio por ellas”, dijo.

Acompañado por su familia y los integrantes de su campaña, aseguró que encabezará una oposición ante el gobierno federal “responsable con México y las familias mexicanas, una oposición crítica, pero sobre todo propositiva”.

En mensaje ante la prensa manifestó también su apoyo a los coordinadores parlamentarios del PRI.

Agradeció a su compañera de fórmula, Carolina Viggiano, por el apoyo hacia este triunfo, el cual calificó de “contundente, pacífico y armonioso”.

Los priístas, subrayó, “no quieren divisiones, ni en el partido ni en el país, sino reconciliación”.  

Usos y costumbres  

Con reglas, recursos y costumbres propias, los priístas participaron en esta elección, de la cual, hasta anoche, el árbitro no había registrado “ni una sola impugnación formal, por escrito”, señaló el presidente de la Comisión Nacional de Procesos Internos (CNPI), Rubén Escajeda.

La afirmación contrastó con la variedad de quejas difundidas principalmente en redes sociales.

Muchos militantes, incluso de larga trayectoria en el PRI, y reconocidos mapaches electorales, como Ascención Orihuela, ex senador y ex candidato a gobernador por Michoacán, así como el ex mandatario de Nayarit Ney González, no aparecieron inscritos en el padrón integrado por 6.7 millones de posibles electores.

En todo el país fueron instaladas 6 mil 140 mesas receptoras del voto, de 6 mil 150 programadas, es decir, no operaron 10, ubicadas en municipios de Aguascalientes, Chiapas, Michoacán y Chihuahua. En una de éstas, en Tepezala, Aguascalientes, fue robado el paquete electoral (con mil 150 boletas) de la casa de la presidenta de casilla.

Los priístas no mostraron, sin embargo, interés en vigilar formalmente el proceso, pues acorde con la CNPI esta vía no tuvo éxito, sólo se registraron 33 observadores para unas cuantas entidades del país.

Desde la víspera, Ortega denunció irregularidades, mientras Alejandro Moreno se declaró ya triunfador.

En vano resultó la sugerencia matutina de Escajeda para que los candidatos se abstuvieran de hacer declaraciones, antes del miércoles, día en que se dará a conocer oficialmente al ganador y se le entregará la constancia de mayoría.

El proceso de impugnación será de cuatro días, porque el ganador rendirá la protesta el domingo 18 de agosto ante el Consejo Político Nacional para el periodo estatutario 2019-2023.  

Preliminares  

Casi a las 9 de la noche, con 45 por ciento de las casillas computadas, el programa de resultados preliminares del PRI daba a Moreno una ventaja amplia con 82.7 por ciento de los votos emitidos; a Ortega, 8.8 por ciento, y a Piñón, 3 por ciento, quien a esa hora reconoció que “no obtuvo los resultados esperados”.

De acuerdo con fuentes partidistas, del padrón de 6.7 millones de militantes, acudieron a las urnas cerca de 2 millones.

La ex gobernadora canceló una conferencia de prensa prevista para las 20:30 horas y se esperaba un mensaje posterior en redes sociales.

También por esta vía continuaba, hasta el cierre de esta edición, las denuncias de personas que no pudieron votar, así como de otros que se lamentaban por todo tipo de trampas: urnas “embarazadas”, casillas “zapato”, acarreo y suplantación de votantes, entre otras.

El padrón de 6.7 millones fue el que entregó el Instituto Nacional Electoral (INE) al partido, pese a que este documento está en plena actualización.

Escajeda aseguró al mediodía de ayer que posiblemente quienes no estaban en la lista eran integrantes de otros partidos intentando votar.

Al mismo tiempo, personas que ya no están en el PRI aparecieron sin problema alguno en la lista.

“Yo sí estoy (en el padrón) y ya ni pertenezco (al partido), jajaja”, escribió Alejandro Galván Araiza, quien en 2015 dejó las filas del tricolor para inscribirse en el PAN.

Escajeda insistió en que se trataban de incidencias “normales” de una contienda de este tipo.

Los integrantes de la CNPI confirmaron lo publicado por este diario la semana pasada, en el sentido de que el presupuesto programado para esta elección es de 80 millones de pesos, esto es, un tercio de lo que les habría cobrado el INE por sus servicios.

Igualmente, los representantes de esta comisión que funge como árbitro electoral refirieron que el PRI se encuentra en una situación financiera limitada, por lo que ese tope de 80 millones de pesos se ha obtenido tanto de prerrogativas (subsidio público a partidos políticos) como de endeudamiento.

Escajeda precisó que no hay una instancia superior o ajena al partido que audite las cifras oficiales.

“Así como que alguien nos audite, no tenemos un organismo. La CNPI es la responsable”, señaló.

Mientras, en las redes sociales continuaban las muestras de sorpresa e inconformidad:

“Mi papá sí podía votar hoy, pero falleció hace siete años”, aseguró una usuaria.

Otros denunciaban: “hay gente que no es del PRI votando”; “todo es circo y nada de transformación”.

Lizbeth Matus escribió en la cuenta de Facebook del PRI: “Que se anule la elección. ¿Dónde carajos están los que checaron el padrón? Hay muchas irregularidades”.

Roberto Plasencia, en la misma plataforma, indicó: “Increíble, el partido está usando todos sus recursos, maquinaria y mañas para hacerse fraude y chin..a sí mismo”.