Baja California | 12 de Agosto de 2017

La fosa se encuentra en San Quintín, a unos 10 kilómetros de la Transpeninsular; en la imagen, trabajadores de la Fiscalía General de Morelos exhumaron cadáveres de un predio, en 2014. Foto archivo La Jornada

Por

Por 

Redacción La Jornada

Mexicali, 12 de agosto.- Seis cadáveres fueron descubiertos por militares y policías en una fosa clandestina ubicada en un paraje del ejido Nueva Odisea de la delegación de San Quintín, al sur de Ensenada.

Uno de los cuerpos tiene tres orificios por impacto de bala y otros tres están desmembrados, de acuerdo a información preliminar del peritaje realizado en un cerro del rancho San Marcos. 

Un primer indicio llevó a policías ministeriales y militares a un pozo artesanal de agua donde encontraron cuatro cadáveres. La alerta se realizó por una denuncia anónima, a través del teléfono de emergencias 911, durante la mañana del viernes 11 de agosto. 

Luego del rescate de los cuatro cuerpos del pozo usado como fosa clandestina, durante una labor de cinco horas donde participaron bomberos del puerto de Ensenada, los investigadores extendieron su área de inspección hasta encontrar un campamento abandonado. 

En ese sitio se encontraron los cadáveres de otros dos hombres, uno de ellos calcinado, debajo de un área cubierta con pedazos de malla sombra, junto a dos vehículos con placas de circulación de California, Estados Unidos. 

El lugar del multihomicidio se encuentra en la delegación municipal de San Quintín, en un camino de terracería a 10 kilómetros al oriente de la Carretera Transpeninsular.

Sondeo

¿Quién es responsable del incremento de homicidios en Tijuana y el estado?