Baja California | 12 de Julio de 2017

Ciudadanos que fueron impedidos de entrar a la sala de sesiones del Cabildo acusaron a los regidores de traidores. Foto Mireya Cuéllar

Por

Por 

Mireya Cuéllar

Tijuana, 12 de julio.- En medio de gritos que acusaban a los regidores de traidores, molestos porque no los dejaron entrar al salón de sesiones -los insultos fueron lanzados desde los pasillos-, el Cabildo aprobó la noche de este miércoles el ajuste a las tarifas en el transporte público que en un caso llega a los 19 pesos, en tres a 17 y la mayoría de los recorridos costarán entre 12 y 16 pesos.

Además del ajuste, el Cabildo aumentó las multas para los transportistas que alteren las tarifas, a fin de que no les resulte más barato seguir cobrando sus propias tarifas que pagar la sanción.

Asimismo, las unidades que circulen por la ciudad no podrán tener más de siete años de antigüedad. Si bien los regidores que votaron en contra calificaron como "fatídico" para el bolsillo de los tijuanense porque según las cuentas de Manuel Rodríguez un usuario puede gastar hasta 70 pesos diarios en moverse a su trabajo.

La regidora Julieta Aguilar cuestionó que la única variable no considerada a la hora de establecer el aumento fue el ingreso de las familias, que en algunos casos (sobre todo en el sector maquiladora) ganan en promedio mil 200 pesos por semana, por lo tanto "las tarifas no son socialmente justas". Ivette Casillas dijo que, con la pena, los ciudadanos deben "pagar el golpe" del gasolinazo.

El edil Rogelio Palomera ponderó que las familias de los transportistas tienen derecho a que se les haga justicia. El también panista y presidente de la Comisión de Transporte, Arnulfo Guerrero, defendió el dictamen que establece una nueva tabla tarifaria que incluye más de 200 rutas y montos por cobrar.

Apuntó que Tijuana tendrá un nuevo método para fijar las tarifas y que la modernización del transporte incluye que van a estar obligados a transformarse si quieren obtener márgenes más altos de ganancia. Tendrán que usar vehículos que no tengan más de siete años de antigüedad; deberán incluir el cobro electrónico, restringir la sobreoferta y los conductores tendrán que superar exámenes toxicológicos y cursos de manejo.

No podrán ser descorteses, conducir borrachos y no llevar espejos, luces, reflejantes y además se instalará una aplicación para que el ciudadano pueda hacer denuncias instantáneas y consultar un registro de choferes para verificar que el conductor cuenta con la cédula correspondiente. 

El dictamen con punto de acuerdo relacionado con el establecimientos de tarifas del transporte público que deberán prevalecer, de conformidad con lo previsto en la Ley General de Transporte Público del Estado de Baja California, del Reglamento de Transporte Público para el Municipio de Tijuana y del Reglamento Interior del Consejo Municipal del Transporte Público de Tijuana, fue aprobado con los 10 votos de los panistas en el Cabildo, el voto en contra de los seis opositores y la abstención del priista Eligió Valencia López.

Al final del debate, el regidor Jesús Ortiz Ampudia pidió que no se cierren las puertas del salón de sesiones a los ciudadanos, para que no tengan que gritar "corruptos" "ladrones" a los regidores. Si no hay nada qué esconder, por qué cerrar las puertas y llenar el salón con personal que trabaja con los regidores, dado que ellos ya conocen "el chisme" y se deja afuera a los ciudadanos. 

Ello también, a raíz de que querían aprobar un punto de acuerdo sobre transparencia. Alguien dijo que eso era "populismo" y que lo vean en internet y ahí comenten.

Sondeo

¿Quién es responsable del incremento de homicidios en Tijuana y el estado?