méxico | 12 de Junio de 2019

Ratificó que México no se va a confrontar con Estados Unidos, por lo que aceptará el desafío de buscar una vía más humana para enfrentar la situación migratoria en curso. Foto Jesús Villaseca / La Jornada

Por

Por 

Alonso Urrutia y Alma Muñoz / La Jornada

Ciudad de México, 12 de junio. El  presidente Andrés Manuel López Obrador dijo hoy que el plan migratorio, derivado de los acuerdos en la materia con Estados Unidos, tendrá recursos que saldrán de la venta del avión presidencial, valuado ayer por la Organización de Naciones Unidas en un mínimo de 150 millones de dólares. 

El presidénte dijo que, además, hay presupuesto para el plan derivado del combate a la corrupción  y las medidas de austeridad en la administración pública, "porque debemos de pensar que donde come uno, deben de comer cien".

Señaló que Mexico tiene 45 días para demostrar que la "vía mexicana" de atención social a las causas del fenómeno migratorio es viable para atemperar los flujos de migrantes en la región y no mediante el uso de la fuerza. Dijo que los informes sobre la instrumentación del plan serán similares a los que se hicieron durante la campaña de combate al robo de combustible.

"Este es un desafío porque tenemos que demostrar en un plazo que hay otra vía, otra forma de enfrentar el fenómeno migratorio y que podemos llamar la vía mexicana, que consiste en atender las causas, sin recurrir a la fuerza" y promover el desarrollo en las naciones de origen de los migrantes. Demostrar a nuestra América. a Estados Unidos, Canadá, al mundo entero, dijo, que se puede hacer de otra manera.

López Obrador destacó que México no admite la xenofobia y pidió rechazar las campañas contra los migrantes, porque eso "no es humano, no es cristiano". El mandatario en este punto evocó la Biblia, que habla de "cómo tratar al forastero".

El mandatario mexicano señaló que dentro del plan de migración que anunció ayer martes, buscan el acompañamiento de organizaciones internacionales que realmente quieran ayudar, en las acciones para atemperar el fenómeno migratorio desde un enfoque humanitario.

Si subordináramos todo a lo material sin contemplar lo humano "imagínense cuánto nos hemos ahorrado para evitar la crisis ¿Cuánto hemos ganado por la apreciación del peso?. Desde luego todos estos temas son polémicos".

Ratificó, como lo ha hecho desde hace meses,  que México no se va a confrontar con Estados Unidos, por lo que aceptará el desafío de buscar una vía más humana para enfrentar la situación migratoria en curso.