espectáculos | 12 de Junio de 2018

De Niro arremetió contra el Presidente en los Premios Tony Foto Tomada de Facebook

Por

Por 

David Brooks Corresponsal, La Jornada
Nueva York, 12 de junio.- Fuck Trump, declaró Robert De Niro con los puños en alto, al salir frente a la crema del mundo del teatro comercial de Estados Unidos, quienes le respondieron con una ovación de pie, en la presentación anual de los Premios Tony el domingo, trasmitida en vivo a nivel nacional.

Fue el comentario más directo y explícito, pero la noche dedicada a premiar lo mejor de Broadway –la corona nacional del teatro comercial– estuvo llena de declaraciones, aunque más diplomáticas, expresando el mismo sentido de ira y preocupación por el clima nacional generado por Trump.

Que el premio principal, por mejor musical, fue entregado a La visita de la Banda (The Band’s Visit) –una delicada obra sobre una banda de música ceremonial de la policía de Egipto perdida durante una noche en un pueblito aislado de Israel en que se explora cómo al compartir las experiencias de la vida, la música y el cine, se supera el temor al buscar algo común– fue un mensaje claro por los miembros de la comunidad artística ante la política de división del régimen en el poder. La obra ganó 10 premios, incluyendo a sus principales actores y dos que son hijos de inmigrantes árabes –Tony Shalhoub y Ari’el Stachel– como la maravillosa Katrina Lenk.

“La música ofrece esperanza a la gente y hace que desaparezcan las fronteras… nuestra obra da un mensaje de unidad en un mundo que cada vez más parece estar inclinado a amplificar nuestras diferencias”, declaró el productor de la obra, Orín Wolf, al recibir el premio.

Otros ganadores ofrecieron distintas críticas del clima de odio y división. La gran actriz inglesa Glenda Jackson ganó un premio –después de 23 años de ausencia durante la cual fue parlamentaria– quien instó al país a recuperar la generosidad y el ofrecimiento de bienvenida, algo que nunca han necesitado más.

"Soy un inmigrante, no un animal"

Sólo quiero decir: soy un inmigrante y no soy un animal, declaró el actor y guionista John Leguizamo al ganar un premio especial por su trabajo.

La mejor versión actualizada de una obra fue ganada por Angels in America, de Tony Kushner, que fue primero presentada en 1993 y 1994 (también fue miniserie de televisión) y que en ese entonces obtuvo el Premio Pulitzer. También recibió galardones para dos de sus principales actores: Andrew Garfield, quien dedicó el galardón a las comunidades gay y lesbiana, que han luchado y muerto por el derecho de vivir y amar, y Nathan Lane, quien ganó por su papel como Roy Cohn, el abogado derechista que fue uno de los estrategas del macartismo y quien después fue un mentor clave en los años 70 para un entonces joven Donald Trump, quien dijo que la obra sigue siendo tan poderosa como siempre en medio de esta locura política.

También hubo un premio especial para Melody Herzfeld, maestra de teatro de la preparatoria en Florida, donde sucedió el tiroteo masivo en febrero.

Los 6 mil asistentes y los millones de televidentes se conmovieron con la presentación sorpresa del coro de los alumnos de Herzfeld –algunos de los 65 estudiantes que ella protegió en la masacre– que interpretaron la famosa canción de la obra Rent, a sólo unos meses de sobrevivir a la matanza en su escuela.

Pero fue la franqueza de De Niro –quien presentó a Bruce Springsteen (cuya obra sobre su vida y música es gran éxito en Broadway)–, la que tuvo ecos 24 horas después.