Chihuahua | 12 de Junio de 2018

El párroco de la iglesia 'Cristo Redentor', Héctor Manuel Vergara Sánchez Aldana, está desaparecido desde el pasado siete de mayo. Foto @ElHumanistaweb / archivo La Jornada

Por

Por 

Rubén Villalpando / La Jornada

Ciudad Juárez, 12 junio.- Héctor Manuel Vergara Sánchez Aldana, párroco de la iglesia 'Cristo Redentor', en el municipio Nuevo Casas Grandes, en la zona noroeste del estado de Chihuahua, está desaparecido desde el pasado siete de mayo, y la Iglesia descarta que se trate de un secuestro o de alguna extorsión, ya que no hay elementos ni demanda en su contra para que así sea.

Sin embargo, la Fiscalía General del Estado, que ya investiga la desaparición del religioso para dar con su paradero, según dio a conocer la comunidad católica de Nuevo Casas Grandes, afirma que el expediente es de desaparición de persona por eso personal especializado trata de ubicarlo.

El párroco tenía asignado un lugar en la iglesia de la Colonia Obrera y acudió al poblado de la Colonia Madero de Nuevo Casas Grandes, para oficiar misa, después de esa visita nadie volvió a saber de él.

Vecinos de su comunidad católica aseguran, a través de sus redes sociales “que existe la posibilidad de que lo hayan leva al acudir a oficiar misa, ya que desde el siete de mayo no volvieron a saber de su paradero”.

Los miembros de la comunidad católica de aquella región exigen que sea localizado con vida y se investigue a fondo la causa de la desaparición y se detenga a los responsables en caso de que se haya cometido un delito.

Por lo pronto, la Fiscalía General del Estado confirmó que "tienen un expediente para investigar esa desaparición desde el pasado 7 de mayo", y autoridades estatales indicaron que ya cuenta con una carpeta de investigación abierta para determinar qué es lo que sucedió, aunque no han querido revelar pormenores de la misma para supuestamente no entorpecer los avances.

El vocero de la diócesis, Gustavo Sánchez Prieto, aclaró que el sacerdote Héctor Manuel Vergara Sánchez Aldana, está incardinado en la Diócesis de Parral, y que presta sus servicios parroquiales, por acuerdo de los respectivos obispos en la Diócesis de Nuevo Casas Grandes.

Sánchez Prieto detalló que el padre desde hace más de un año llegó a Nuevo Casas Grandes, prestando de buena manera y sin elementos negativos su servicio pastoral, desempeñándose últimamente como vicario, no párroco, en su comunidad.

“No teniendo noticias de él, se presentó la denuncia como desaparecido. Por terceras personas se han recibido noticias informando que está bien. Hasta donde parece, hasta hoy, se trata de una situación personal”, cita en su texto el vocero.