méxico | 12 de Junio de 2018

Precisó que de estos 112 homicidios, 14 fueron de candidatos ya registrados ante las autoridades electorales federales o locales y 28 más cuando todavía eran precandidatos, es decir, un total de 42. Foto La Jornada

Por

Por 

José Antonio Román / La Jornada

México, 12 de junio.- Durante el actual proceso electoral han sido asesinados 112 políticos, precandidatos y candidatos de todos los niveles, señaló Rubén Salazar Vázquez, director de la consultora Etellekt.

Precisó que de estos 112 homicidios, 14 fueron de candidatos ya registrados ante las autoridades electorales federales o locales y 28 más cuando todavía eran precandidatos, es decir, un total de 42.

Al comentar la investigación La captura de los partidos políticos: selección de candidatos y violencia criminal en México, de Amalia Pulido Gómez, especialista del Centro de Estudios Estados Unidos-México de la Universidad de California, en San Diego, Salazar Vázquez cuestionó la cifra de 19 homicidios de aspirantes a cargos de elección popular en este proceso reportados por el Instituto Nacional Electoral (INE).

Incluso informó que del 8 de septiembre al 9 de junio se han documentado 401 eventos violentos contra políticos, en los que también se han visto afectados familiares cercanos. Estos hechos van desde amenazas, intimidaciones, secuestros, asaltos con y sin violencia, agresiones con armas de fuego y arma blanca.

En un acto realizado en el Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el director de Etellekt alertó de un eventual escenario de riesgo a partir del 1º de julio, con la llegada de los nuevos funcionarios a sus cargos.

Hemos visto que se han roto estadísticas históricas en cuanto a asesinatos de periodistas y activistas sociales, y ahora vamos a incorporar a funcionarios no electos de todos los niveles, desde un policía hasta un director de obra pública, un director de gobierno, y ahí la estadística se pone muy crítica, aseveró.

Además, señaló, las diversas formas de operar del crimen organizado están presionando de manera particular a algunos funcionarios. Ahora estamos detectando que tienen interés muy particular en controlar las direcciones de agua para condicionar y exigir cuotas a grandes consumidores industriales o agrícolas.

Al presentar su trabajo de investigación –que reporta indicadores de 10 entidades y un total de 80 municipios–, Pulido Gómez señaló que existe correlación y causalidad entre los niveles de violencia y la participación electoral, pues en muchas regiones del país los partidos políticos son capturados por el crimen organizado.