cultura | 12 de Mayo de 2019

Para este 2019 se destinarán mil 175 millones de pesos a 760 proyectos de ciencia de frontera. Foto Pablo Ramos

Por

Por 

Laura Poy Solano / La Jornada
Ciudad de México, 12 de mayo.- El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) aplicó “economías presupuestarias” para destinar 743 millones de pesos a proyectos de ciencia básica a pesar de que la Secretaría de Educación Pública (SEP) no ha podido aportar por ahora al fondo de estas dos dependencias, afirmó Elena Álvarez-Buylla, directora general del organismo. 

En entrevista con La Jornada, detalló que en 2019 se destinarán mil 175 millones de pesos a 760 proyectos de ciencia de frontera. Recordó que en 2017 y 2018 se etiquetaron 432 millones para apoyar a la ciencia básica, por lo que la inversión pública que se dedicará este año a desarrollar el sector de frontera es casi cuatro veces lo canalizado en los últimos dos años del sexenio pasado. 

El actual Conacyt, sostuvo, “ha hecho un esfuerzo por integrar esos 743 millones de pesos a pesar de que la SEP (por ahora, y esperamos que eso cambie) no ha podido aportar. Hay una parte del presupuesto que es concurrente, pero de estos 743 millones, más de 80 por ciento son recursos nuevos que ha consolidado el Conacyt gracias a todos los esfuerzos por ahorrar, por hacer economías de diferentes índoles”. 

Apoyo para todos 

No se trata de cancelar los apoyos porque por ahora la SEP no puede aportar: “Tenemos claro que no vamos a cancelar proyectos que ya fueron evaluados como altamente recomendables para su financiamiento, porque vamos a dar la prioridad que se merece a la ciencia de frontera en todas las áreas del conocimiento”. Destacó que la pasada administración del Conacyt heredó el proceso de suscribir los acuerdos con cada uno de los proyectos aprobados y financiados, tarea en la que, sostuvo, “estamos avanzando”. 

Agregó que en 2017 y 2018 los investigadores “no recibieron recursos para hacer investigación básica, ya que fue hasta finales del año pasado que se anunció que financiaría 272 proyectos de un total de 5 mil propuestas presentadas, cuando en realidad fueron recomendados para su financiamiento 760 proyectos. Y nosotros hicimos el esfuerzo por apoyarlos a todos”. 

Con la convocatoria para ciencia básica 2017-2018, subrayó, se distribuirán recursos, principalmente, a instituciones públicas, pues 36 por ciento de los proyectos corresponden a universidades públicas estatales, 23 por ciento a la Universidad Nacional Autónoma de México, 16 por ciento a los centros públicos Conacyt, 8 al Cinvestav, 5 a institutos de salud y 4 al Instituto Politécnico Nacional, entre otros. 

Fiscalización de recursos, prioridad 

Otro cambio que se impulsará en este 2019, indicó Álvarez-Buylla, es evitar el desvío y dispersión de presupuesto. “El presidente Andrés Manuel López Obrador nos ha pedido fiscalizar los recursos de ciencia y tecnología –a excepción de las instituciones autónomas y los institutos de salud–, pues son casi 100 mil millones de pesos lo que se invierte de forma transversal, aunque al Conacyt le llega un porcentaje pequeño de 24 mil 764 millones”. 

Hay por ahí, indicó, presupuesto para diversos programas que deberían estar consolidado en el ramo 38, que corresponde a Conacyt, “y en eso estamos trabajando”. Adelantó que con los recursos del consejo se crearán, antes de que acabe el año, dos grandes fondos de financiamiento. 

Actualmente, explicó, el Conacyt maneja 65 fondos tanto mixtos –con gobiernos estatales– como sectoriales. “Cada fondo requiere cuotas a las instituciones financieras, muchas horas hombres para los consejos de administración, y hay dispersión y duplicidad, y se trata de gastos millonarios con recursos que se requieren para la investigación, pues incluso llegamos a detectar proyectos repetidos hasta 20 veces en los fondos mixtos”. 

No van a desaparecer, sino a consolidar esfuerzos y tener cuentas bien identificadas de los acuerdos que se concreten con los estados. Uno de los fondos se destinará a la agenda de ciencia de frontera y proyectos sustantivos, y otro atenderá lo referente a los programas nacionales estratégicos y los proyectos vinculados a la federalización de la ciencia, con lo que se absorberán los fondos mixtos, porque interesa mucho tener acuerdos con los estados. 

En cuanto a la elaboración del Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación 2019-2024, señaló que el Conacyt cuenta hasta finales de este año para presentarlo, pero aseguró que van “muy adelantados en su construcción, porque trabajamos mucho para incluir en el proyecto del Plan Nacional de Desarrollo –que deberá aprobar la Cámara de Diputados– de forma transversal la ciencia y la tecnología, por lo que por primera vez aparece en la agenda del bienestar y economía”. 

Agregó que la nueva ley del Conacyt también podría entrar a discusión en el Congreso de la Unión en un próximo periodo ordinario, con lo que se abriría una nueva etapa para su discusión en parlamento abierto y en foros con la comunidad científica.