mundo | 12 de Mayo de 2018

Pide el presidente a directivos de 10 automotrices que fabriquen más vehículos en su país; buscan congelar hasta 2026 estándares medioambientales. Foto especial

Por

Por 

Agencias

Washington, 12 de mayo.- Con los jefes negociadores de los tres países reunidos en Washington en un intento por llegar a un pronto acuerdo sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió el viernes a arremeter contra el acuerdo y reprochó a México y Canadá no querer perder beneficios que él considera privilegios. México y Canadá no quieren perder la gallina de los huevos de oro, pero yo represento a Estados Unidos, no a México ni a Canadá, manifestó el mandatario durante una reunión en la Casa Blanca con fabricantes de automóviles.

Representantes de 10 automotrices estadunidenses y extranjeras acudieron el viernes a la Casa Blanca para presionar por estándares más flexibles sobre la eficiencia de combustibles en el país. Buena parte de la reunión se enfocó en el TLCAN, que Trump describió como terrible y dijo que las negociaciones para actualizarlo aún estaban en curso.

Lo estamos renegociando ahora. Veremos qué pasa, afirmó. El TLCAN ha sido un desastre horrible para este país y veremos si podemos hacer que sea razonable, agregó el presidente estadunidense.

Estamos importando muchos autos y queremos que esos autos sean fabricados en Estados Unidos, mencionando específicamente a los estados de Michigan, Ohio, Pensilvania, Carolina del Sur y Carolina del Norte.

En tanto, las empresas pidieron que trabaje con el estado de California para mantener sin cambios las normas de emisiones de vehículos, mientras el Departamento de Transportes considera flexibilizar estándares de eficiencia de combustibles y contaminación decididas durante el gobierno del demócrata Barack Obama.

Las palabras del mandatario llegan en lo que parecía la recta final de la renegociación del tratado de libre comercio. El próximo jueves 17 de mayo finaliza el plazo para que el gobierno de Estados Unidos notifique al Congreso si quiere presentar un nuevo tratado para que sea aprobado este año por el Legislativo que está en ejercicio.

Estados Unidos celebra elecciones legislativas de medio término en noviembre y el nuevo Congreso asume en enero. No es necesario que el gobierno envíe el texto del acuerdo completo, sino que basta con una notificación de su intención de firmar uno nuevo.

La ley estadunidense señala que el presidente debe notificar al Congreso con 90 días de antelación su intención de firmar un tratado y que la Oficina del Representante de Comercio (USTR, por sus siglas en inglés) debe entregarlo 60 días antes de que sea firmado para que lo pueda estudiar.

Después de la reunión, dos importantes grupos del sector automotor dijeron en un comunicado conjunto que Trump manifestó apertura a una discusión con California.

California y otros 16 estados que albergan a 40 por ciento de la población estadunidense presentaron una querella la semana pasada para bloquear los esfuerzos del gobierno de Trump para debilitar los requisitos sobre eficiencia de combustibles.

Un borrador de propuesta emitido por el Departamento de Transporte de Estados Unidos llama a congelar los requerimientos de eficiencia de combustibles en los niveles de 2020 hasta 2026. El gobierno de Trump presentaría públicamente la propuesta a más tardar en junio.

En la reunión con Trump en la Casa Blanca participaron los presidentes ejecutivos de General Motors Co, Ford Motor Co y Fiat Chrysler, junto con ejecutivos en Estados Unidos de Toyota Motor Corp, Volkswagen AG, Hyundai Motor Co, Nissan Motor Co, Honda Motor Co, BMW AG y Daimler AG

Sondeo

¿Cuál es la causa de la ola violenta que se vive en Tijuana?