Baja California | 12 de Febrero de 2018

El responsable de la política interior del estado, fue cuestionado por la petición pública que han hecho los manifestantes que se oponen a una cervecería y a las desaladoras producto de Asociaciones Público Privadas, en sentido de reabrir esas mesas de diálogo. Foto Cortesía

Por

Por 

Luis Arellano Sarmiento, La Jornada

Mexicali, 12 de febrero. - El gobierno de Baja California no reabrirá las mesas de diálogo que se instalaron hace un año después de las manifestaciones ciudadanas en Mexicali, aseguró el secretario general de Gobierno, Francisco Rueda Gómez.

El responsable de la política interior del estado, fue cuestionado por la petición pública que han hecho los manifestantes que se oponen a una cervecería y a las desaladoras producto de Asociaciones Público Privadas, en sentido de reabrir esas mesas de diálogo.

“Hay que ser muy precisos, no vamos a regresar al pasado, ni se van a abrir mesas de diálogo, hemos nosotros manifestado nuestra voluntad de escucharlos, de atenderlos y obviamente de resolver las preocupaciones que ellos manifiesten en la medida de nuestras responsabilidades y nuestro ámbito de competencia; sin embargo, es importante precisar, no se van a abrir mesas de diálogo como hace un año, sí se les va a atender con toda prontitud y con toda la atención que debe de tener cualquier ciudadano que requiera comunicación y diálogo con el gobierno”, aseveró el secretario de gobierno.

Dijo que no solo ellos, sino cualquier otra persona o grupo que se manifieste por algún tema serán recibidos y atendidos por las autoridades responsables de cada una de las preocupaciones que manifiesten, “sin ningún trato especial, es decir, como a cualquier ciudadano baja californiano serán atendidos”.

Indicó que si el tema tiene que ver con los procesos que se les sigue en el ministerio público la instancia a la que deben recurrir es la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), o bien, si el asunto tiene que ver con contratos, números o información sobre el agua deberán acudir a la Comisión Estatal de Servicios Públicos.

Agregó que aunque el gobierno presupone que las protestas obedecen a asuntos de agenda política, es obligación pública atender los problemas o inquietudes de toda la población.

Rueda Gómez concluyó diciendo que la violencia y los enfrentamientos donde hubo personas lesionadas no deben volver a ocurrir, “eso no debe pasar ya, por eso nos hemos manifestado a atenderlos, escucharlos y atender sus preocupaciones en el ámbito de nuestra responsabilidad”.

Sondeo

¿Cuál es la causa de la ola violenta que se vive en Tijuana?