cultura | 12 de Enero de 2019

"El presupuesto, si bien nos iba, comenzaba a fluir en abril o mayo, y todo se concentraba en el segundo semestre", ahora esa relación con la Secretaría de Hacienda permitirá poner en marcha en los primeros 100 días los proyectos culturales "sobre todo aquellos que tienen que ver con cultura comunitaria y con los territorios de mayor índice de violencia, dijo. Foto Yazmín Ortega Cortés / La Jornada

Por

Por 

Ericka Montaño Garfias / La Jornada

Ciudad de México, 12 de enero.- La Secretaría de Cultura federal planea poner en marcha sus programas en los primeros 100 días de la nueva administración, entre ellos el fortalecimiento de las bibliotecas, la actualización de la plataforma México es Cultura, que englobará las actividades culturales nacionales, estatales y municipales y, sobre todo, el eje de la política del sector a escala nacional Cultura de Paz, todo ello para garantizar el derecho a la cultura, adelantó la titular de la dependencia Alejandra Frausto.

En un encuentro con la prensa escrita, electrónica y digital para analizar la forma en la que se enlazarán la secretaría y los medios de comunicación, Frausto adelantó que una de las agendas prioritarias de la institución es la reconstrucción del tejido social.

Los proyectos "ya se van a agendar, ahora sí, porque ya están en camino. Estamos en un momento en que afortunadamente la relación con la Secretaría de Hacienda y las nuevas dinámicas van a permitir arrancar las actividades en los primeros 100 días.

"Ustedes se acuerdan que normalmente el presupuesto, si bien nos iba, comenzaba a fluir en abril o mayo, y todo se concentraba en el segundo semestre", ahora esa relación con la Secretaría de Hacienda permitirá poner en marcha en los primeros 100 días los proyectos culturales "sobre todo aquellos que tienen que ver con cultura comunitaria y con los territorios de mayor índice de violencia.

"Ya pasó el tema coyuntural, que es cómo se va a asignar el presupuesto, los 500 millones de pesos, con reglas claras que son grandes paraguas donde las reglas de operación son muy transparentes y que se sepa exactamente de dónde a dónde va el recurso."

Semilleros de saber
Ahora lo que sigue "es la línea de la cultura como una herramienta de la estrategia de paz; sabemos que es poderosísima, sabemos que no es una intención romántica, es algo que ya hemos vivido, que hemos probado en zonas difíciles y ahí estamos enfocando la mayor parte de los esfuerzos, tanto de los semilleros culturales como de las misiones culturales". 

Al respecto se está platicando con los estados con mayor problemática y dónde se encuentran las zonas que están más afectadas por la violencia. "Estamos hablando de 720 municipios donde vamos a iniciar una actividad que tiene que ver con cultura comunitaria y violencia. Cultura de Paz, ese es uno de los ejes de trabajo".

En las primeras semanas de la nueva administración "hemos estado haciendo la geolocalización de datos que tienen que ver con seguridad pública y con el sistema de reclusión; esto es un trabajo profundo y no queríamos hablar hasta no tener todo el diseño y los elementos.

"Estamos terminado de diseñar esto, se hará además un diagnóstico vivo en tierra a partir de las misiones por la diversidad cultural que tienen que ver con, por ejemplo, si llegas a Tacámbaro, saber cuál es la fuerza cultural que hay, qué tipos de maestros existen, cómo está la biblioteca, si tiene libros, cuál es el diagnóstico, qué técnicas artesanales hay, quiénes son los líderes culturales del lugar para saber con qué contamos para tejer un proyecto de cultura colectiva. Se tiene que hacer de la mano con las personas que viven en la comunidad, no se impone desde afuera."

Aquí entra el tema de las bibliotecas públicas. El país cuenta con unas 8 mil, "y son la mayor infraestructura cultural que tiene la secretaría. Estamos prácticamente en todo el territorio; faltan 180 municipios por cubrir, lo que se hará en un máximo de dos años".

Las bibliotecas estarán en el plan Conectar a México, lo que significa que contarán con Internet y con ello acceso a los acervos de dependencias como la Fonoteca Nacional y el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine).

"Las bibliotecas públicas tienen que recuperar su papel social; tenemos bibliotecas que son muy irregulares, pero tenemos que convertirlas de nuevo en centros culturales semilla. Es la única infraestructura que tendríamos a escala municipal, en ellas participan los tres niveles de gobierno, pero para nosotros es fundamental recuperar eso."

Una sola app concentradora
Asimismo se eliminarán aplicaciones (apps) que duplican la información de los actos culturales, y se englobarán en la plataforma   México es Cultura, que ya existe, pero que será actualizada.

El vocero de la Secretaría de Cultura, Antonio Martínez, subrayó que la plataforma "está posicionada y puede concentrar toda la cartelera y robustecerla".

Uno de los primeros pasos para hacerlo es la migración a servidores de Google, "vamos a tener ciertas alianzas para que los buscadores y toda la información esté mucho más accesible", esto permitirá, poco a poco, i"r enterrando tantas apps que se hicieron. 

"Casi cada dirección tiene una app de cartelera. Pero si tenemos una plataforma que le cuesta a todos los mexicanos, que debería ser la gran cartelera nacional, estamos hablando solo del tema de cartelera, de agenda cultural. Hemos tomado la decisión de robustecer esa plataforma, hacerla muy funcional. Que todo pase todo por ahí y podamos tener toda la cartelera, municipal, estatal, nacional y de las distintas áreas."

No solo la cartelera del sector público, explicó la secretaria de Cultura, también "del privado, de todos los espacios, por ejemplo, los independientes, cuya programación a veces no tiene canales o maneras de difundir lo que están haciendo en teatros pequeños, en cineclubes. Será una gran plataforma geolocalizada. Es un trabajo profundo, del que ya hay avances".