méxico | 12 de Enero de 2019

“Todo lo que se ahorre con no permitir la corrupción y con ser un gobierno humilde y austero irá a proyectos de desarrollo, y para impulsar actividades productivas. Se apoyará a productores, ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios”, sostuvo al reiterar que acabará con la pobreza a guerrerenses. Foto Presidencia

Por

Por 

Alma E. Muñoz / La Jornada

Tlapa de Comonfort, Gro., 12 de enero.- En este lugar el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió paciencia a la gente porque dejaron “completamente destruido al país”. Sostuvo que el gobierno, “lo digo de manera responsable, no estaba destinado a apoyar al pueblo, el gobierno era un facilitador de la corrupción”.

Al poner en marcha el programa denominado Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad en esta región, una de las más pobres y marginadas del país, señaló que por todo lo anterior, “ahora tenemos que rehacer el gobierno para que sea un instrumento al servicio de la sociedad, al servicio del pueblo”.

En ese contexto, se comprometió a sacar de la pobreza a los guerrerenses. “Todo lo que se ahorre con no permitir la corrupción y con ser un gobierno humilde y austero irá a proyectos de desarrollo, y para impulsar actividades productivas. Se apoyará a productores, ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios”, sostuvo.

Citó que en La Montaña todos los productores recibirán un apoyo directo cada seis meses y los fertilizantes se van a entregar de manera gratuita.

También dijo que, entre otros esquemas, en todo Guerrero habrá precios de garantía para los productos del campo. Para los productores de La Montaña, la compensación será por tonelada de maíz, de poco más de 5 mil 610 pesos, “para que la gente vea compensado su esfuerzo y no siembren otros cultivos prohibidos; que siembren maíz y alimentos”.

Las tarjetas para la pensión a personas con discapacidad será de mil 275 pesos al mes, y la prioridad será la población indígena. El esquema contará con un presupuesto inicial de 8 mil 500 millones de pesos y se atenderá a un millón de personas.

Este viernes, por primera vez, los hermanos Gerardo y Adrián Zerón García, de 22 y 11 años, recibieron sus tarjetas de pensión por discapacidad. Ninguno puede caminar por sí solo. Los padres sostenían al mayor por los brazos y una adolescente cargaba al otro en la espalda.

Su padre, campesino que cuando consigue trabajo como peón recibe 100 pesos en pago, dice que la pensión es “mucha ayuda para lo escaso que voy ganando”; sólo espera que efectivamente les lleguen los recursos prometidos. Juana Refugio Ramírez confía en que por fin su hijo Héctor, de 16 años de edad, quien tampoco puede caminar, reciba apoyo. Es madre soltera y para poder sacar al joven del campo deportivo donde se realizó la presentación del programa tuvo que ir pidiendo ayuda. En tanto la conseguía, el joven se quedaba sentado en el piso. La señora no tiene idea sobre el padecimiento de su hijo. “No sé, así nació y nada, nada de ayuda”.

A López Obrador lo recibió el gobernador del estado, Héctor Astudillo, cuyo discurso fue interrumpido con rechiflas. López Obrador tuvo que intervenir para que pudiera concluir su mensaje, y para ello sometió a votación a mano alzada la participación del mandatario.

“Hay que portarnos bien, ya acabó la campaña. Ahora es el gobierno y tenemos que ser respetuosos de las autoridades. No se resuelve nada a gritos y sombrerazos. ¿Qué aludía Juárez? Todo por la razón y el derecho, nada por la fuerza.