cultura | 12 de Enero de 2018

Mauricio Jiménez Espino, secretario general de la sección de Teotihuacán del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (Sndtsc), explicó que la madrugada del viernes 5 de enero de manera sorpresiva dicha empresa colocó tres módulos metálicos con 16 caballerizas en una zona prohibida Foto Javier Salinas

Por

Por 

Javier Salinas / La Jornada

Teotihuacán, 12 de enero.- En el interior de la zona arqueológica de Teotihuacán, en el polígono A de protección de monumentos, fueron instaladas unas caballerizas, con estructuras metálicas, por la empresa Apache, en coordinación con el agrupamiento de caballería de la Gendarmería; violando la Ley Orgánica del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), denunciaron trabajadores de la zona.

Las caballerizas, donde el pasado fin de semana fueron resguardados 25 equinos, están colocadas a pocos metros de la puerta 1 de la zona arqueológica, en un área aún sin explorar y sin supervisión del INAH; desde el lunes la Gendarmería comenzó rondines de vigilancia.

Mauricio Jiménez Espino, secretario general de la sección de Teotihuacán del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (Sndtsc), explicó que la madrugada del viernes 5 de enero de manera sorpresiva dicha empresa colocó tres módulos metálicos con 16 caballerizas en una zona prohibida.

Las caballerizas causaron daño, pues pesan varias toneladas, y la utilización de los caballos podrían agravarlos, porque los equinos al usar herraduras pueden afectar el piso. Permitieron la instalación de las caballerizas dentro del sitio arqueológico y eso rompe con la armonía visual del espacio y viola los artículos de la Ley Federal sobre Monumentos Arqueológicos, que a la letra dice que está prohibido colocar anuncios, señalamientos o cualquier tipo de basamento o estructura sobre pisos o sobre el sitio arqueológico como tal, y lo están haciendo dentro del sitio arqueológico, que es una poligonal A, dijo.

Señaló que la instalación se hizo unilateralmente con el aval del jefe de resguardos de la zona arqueológica, Axel Neria Medina, pero sin el permiso de las autoridades del INAH.

Jiménez Espino destacó que ya acudieron a la dirección general del INAH y a las secretarías de Cultura y de la Función Pública para denunciar el hecho.

"La dirección general del INAH nos dice que no hay permiso para instalar alguna estructura de ese tipo y que van a ordenar su retiro. También nos dimos a la tarea de ir al jurídico y nos informan que no hay ningún acuerdo con la Policía Federal".