Baja California | 11 de Diciembre de 2017

Foto Alberto Elenes

Por

Por 

Alberto Elenes

Tijuana, 11 de diciembre.- La Procuraduría General de la República (PGR) y la Policía Federal en coordinación con la organización de Unidos por los Desaparecidos de Baja California comenzaron este lunes una campaña para recopilar nuevas muestras de ADN de familiares que tienen a un ser querido sin localizar.

Durante toda la semana en los hospitales civiles de Mexicali, Tecate, Tijuana, Ensenada y Playas de Rosarito estarán recopilando muestras de sangre para obtener el ADN y compararlos con los 14 mil restos óseos que podrían corresponder a unas 80 personas que han localizado en fosas clandestinas en Baja California, la mayoría víctimas enterradas en predios utilizados por Santiago Meza López, mejor conocido como El Pozolero.

Tras la detención de este personaje, confesó a las autoridades haber desecho en ácido a cientos de personas y sus restos haberlos enterrados en predios, víctimas del crimen organizado y que les eran llevados en la época cuando trabajaba, en un principio, para el Cártel de los Arellano Félix y posteriormente para Teodoro El Teo García Simental, lugarteniente del Cártel de Sinaloa.

El secretario de Unidos por los Desaparecidos de Baja California, José Fernando Ortigoza, mencionó que en aproximadamente tres meses les darán a conocer los resultados de los ADN que obtengan de ese muestreo, la base de datos serán repartidas entre la misma Federación, con la fiscalía de Baja California y con la propia asociación, para verificar si no existen entre las víctimas en las fosas comunes algún resultado positivo con las muestras.

A las pruebas pueden acudir personas que no hayan reportado la desaparición de alguna persona, se hacen sin preguntas más allá de sus datos personales y los de la persona desaparecida, comenta José Fernando.

En caso de que ninguna prueba resultara positivo, serán comparadas con víctimas que han aparecido sin vida en otros estados de la república, además de que iniciaran con una nueva búsqueda de localizar más fosas clandestinas en Baja California.

“Esos ADN tienen que darnos positivo en algunas que otras gentes de aquí de la asociación”, que tiene en sus documentos el reporte de mil 225 personas desaparecidas desde el 2006 a la fecha.

Para comparar los ADN, las autoridades federales cuentan con tecnología más precisa para identificar a las víctimas, por eso la esperanza de que existan más posibilidades de que den positivo algunas pruebas con los restos humanos.

Aunque las personas hayan realizado pruebas de ADN con las autoridades locales, les piden volver acudir todas a esta campaña, “porque es con el nuevo sistema de alelos, que llega a la perfección de un 99.99 por ciente que se requiere para que sea posible un perfil genético”.

Este año han registrado un incremento en el registro de personas desaparecidas ante esta asociación, a unos días de concluir el año han recibido reportes de 89 casos nuevos solamente en Tijuana, no todos ocurridos en el 2017, a nivel estatal, la cifra fue de 145 de nuevos casos.

Han sido comisionados para la realización de estas pruebas 14 agentes del área de genética de la Policía Federal distribuidos en los cinco hospitales general en Baja California.

Esperan que esta semana que dure la campaña puedan recopilar al menos 500 pruebas de ADN.