méxico | 11 de Octubre de 2018

El aumento al impuesto para homologar con el resto del país causó la disminución del poder adquisitivo. Foto Marco Peláez / La Jornada

Por

Por 

Enrique Méndez y Roberto Garduño / La Jornada

Ciudad de México, 11 de octubre.- El PRI en la Cámara presentó una iniciativa para reducir la tasa del IVA a 8 por ciento, no solo en los 30 kilómetros de la franja fronteriza como ha propuesto el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, sino también en las ciudades cercanas a ella y en la totalidad del territorio de los municipios que son frontera.

El presidente de la Comisión de la Frontera Norte, Rubén Moreira expuso que a la postura de López Obrador se le añadirían aquellas poblaciones aledañas a la zona de los 30 kilómetros, pues “en los estados del norte encontramos pueblos y ciudades que por escasos kilómetros no están dentro de la zona en la que bajarán los impuestos y en otros casos, municipios que tendrían dos tasas impositivas porque su territorio rebasa los kilómetros de la propuesta de López Obrador. Lo anterior además de ser injusto va a provocar graves daños a la economía de las poblaciones excluidas.

“La propuesta que estamos haciendo -dijo Moreira- es que sean considerados también los municipios que formen una unidad geográfica y económica con aquellos que se encuentran dentro de la franja de los 30 kilómetros, aun cuando su territorio se encuentre fuera de esa zona”.

Que se consideren los municipios de Nava, Allende, Morelos, Villa Unión, Juárez, Zaragoza, y Ocampo, en Coahuila, el municipio de Cananea en Sonora, o el de Rosarito en Baja California, repuso.

Su iniciativa tiene como propósito dar a la zona fronteriza condiciones de competitividad económica garantizando mejores condiciones de vida para las familias que viven en esa importante región del país.

Rubén Moreira añadió que, de acuerdo con reportes de El Colegio de la Frontera Norte (Colef) con sede en Baja California, la homologación del impuesto al valor agregado en los estados fronterizos significó un aumento del 5 por ciento en los precios, provocando una disminución en el poder adquisitivo de la población local, por lo que, de ser aprobada la iniciativa presentada, se mejorará el desarrollo de la frontera norte del país.