Baja California | 11 de Octubre de 2017

Personas sin hogar montan campamentos en las calles de San Diego, California Foto tomada de video

Por

Por 

Julieta Martínez

Tijuana, 11 de octubre.- El gobierno de la ciudad es responsable de la crisis sanitaria que vive San Diego, California, por un brote de hepatitis A (que las autoridades califican "sin precedentes") que ha cobrado la vida de 14 personas e infectó a otras 500, señaló el director de la Coalición de Organizaciones Civiles de Estados Unidos, Christian Ramírez.

Sin ofrecer alternativas, la administración sandieguina retiró los baños públicos que eran usados por personas en condición de calle y en consecuencia usaron la vía pública para hacer sus necesidades fisiológicas -en las calles céntricas, donde se concentra el problema-, lo que generó la crisis y además de ser un riesgo para ese sector de la población también afecta a quienes transitan por la zona, afirmó el activista.

Acusó que incluso el alcalde, Kevin Faulconer, ordenó el desalojo de los llamados “homeless” con la fuerza pública para lavar las calles con cloro, pero solo los retiró de la vista pública y provocó que se trasladaran a otras ciudades donde ya se han registrado algunos brotes de infección.

Instalan refugio temporal

El pasado día 9, Faulconer anunció en un comunicado de prensa -que publicó en su página oficial- la apertura de un refugio temporal para quienes no cuentan con vivienda; es un proyecto bajo el esquema de asociación público privada que lanzaron la ciudad, la comunidad empresarial y el Proyecto Alfa (este último operador del espacio), que funcionará en tanto se construyen otros tres espacios para que se instalen definitivamente.

 

Se encuentra en el estacionamiento de un patio de operaciones propiedad de la ciudad ubicado entre las calles 20 y B donde las personas interesadas pueden acampar; cuenta con acceso a baños, duchas y área para almacenar pertenencias. El gobernante anunció que quienes llegaron primero (la mayoría mujeres, familias, personas mayores y con alguna discapacidad) fueron vacunados contra el padecimiento y el resto de interesados pueden acceder a vacunas gratuitas llamando al teléfono 211.

Según la información oficial, quienes se registran tienen derecho a ocupar un espacio de 13 por 13 pies (casi 16 metros cuadrados), con “potencial de albergar a unos pocos cientos de individuos”, y que operará hasta diciembre, cuando se abran tres refugios en el centro de San Diego, Barrio Logan y el Distrito Midway.

En el mismo comunicado el supervisor del condado de San Diego, Ron Roberts, aseguró que desde marzo se han movilizado “para hacer frente a un brote sin precedentes que afecta principalmente a las comunidades sin hogar y de abuso de sustancias del condado de San Diego", y anunció que continuarán con las campañas de vacunación, saneamiento y educación.

Los orillaron a la calle

El fenómeno de los “homeless” inició con los veteranos de guerra, luego se sumaron pacientes de un hospital psiquiátrico que fue cerrado, y finalmente quienes perdieron sus casas por las crisis económicas y de vivienda que al principio y ante la imposibilidad de pagar renta (de mínimo 2 mil dólares mensuales) se refugiaron en sus vehículos que hace tres años les fueron decomisados, aseveró Christian Ramírez.

Señaló que según datos oficiales en la calle hay unas 10 mil personas de todas edades, incluso familias completas, mujeres embarazadas, niños y adultos mayores, y calificó como una vergüenza  que esto ocurra “en una de las ciudades con mayores recursos económicos, del estado más rico de Estados Unidos, el país más poderoso del mundo”. 

El activista criticó que pese a la crisis no se ha hecho un plan para dotar de vivienda a estas personas y que por falta de atención haya surgido una epidemia de hepatitis A que trascendió los sectores afectados en principio -personas sin hogar y usuarios de drogas inyectadas-, pues ya se han dado casos de otros habitantes que no están en condición de calle en San Diego infectados que tuvieron que ser hospitalizados.

Recordó que desde que la ciudad retiró los sanitarios públicos es común observar las calles llenas de excremento y orina humanos, por lo que quienes transitan por la vía pública deben cuidarse de pisarlos.

Ramírez cuestionó la solución propuesta por el alcalde Faulconer porque el refugio está considerado para unas 300 personas y no es suficiente para las 10 mil que se estima se encuentran en condición de calle, y no aprovecha las 15 estructuras propiedad de la ciudad que están abandonadas y pueden acondicionarse de inmediato para ser ocupadas como la antigua biblioteca de San Diego, sin ocupar hace 10 años.

El gobierno sandieguino explicó que “la hepatitis A es una infección altamente contagiosa que suele transmitirse por contacto fecal-oral, ya sea por contacto persona a persona o por el consumo de alimentos o agua contaminados” y la transmisión puede ocurrir cuando las personas infectadas no se lavan las manos correctamente después de ir al baño y luego tocar otros objetos o alimentos.

La mayoría de quienes han contraído la enfermedad son personas sin hogar, usuarios ilícitos de drogas o ambos  y hasta el momento no se han identificado fuentes comunes de alimentos, bebidas o drogas que hayan provocado el brote, de acuerdo con la información publicada en el portal oficial del gobierno de San Diego.

Sondeo

¿Quién es responsable del incremento de homicidios en Tijuana y el estado?