méxico | 11 de Septiembre de 2019

El crecimiento de la demanda de servicios puede llegar a que en un solo día se encuentren hasta 70 personas intubadas. Foto tomada de @issstecalibc

Por

Por 

Ángeles Cruz Martínez / La Jornada
Ciudad de México, 11 de septiembre.- La devolución del presupuesto a los institutos nacionales de salud fue “un anuncio mediático”. El dinero que a principios de año fue “reservado” por la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) no regresó y en la mayoría de las áreas falta personal médico, de enfermería y de apoyo, sea porque no se pueden contratar suplencias o porque se cancelaron los recursos del Seguro Popular que se usaban para este fin, afirmaron trabajadores.

Además, hay equipos descompuestos, faltan insumos para el tratamiento de pacientes hospitalizados, así como reactivos de laboratorio, señalaron. Las consecuencias las pagan los pacientes, que deben esperar seis meses para tener una consulta con el especialista, o alrededor de tres si requieren una cirugía.

Sólo si son casos de urgencia, se atienden en el mismo día que llegan, comentaron los empleados de diferentes institutos que solicitaron mantener su identidad bajo reserva, porque “no queremos ser víctimas de represalias”.

En el Instituto Nacional de Rehabilitación ocurren situaciones como la siguiente: pacientes amputados que llegaron vía el Seguro Popular a recibir fisioterapia, se les dejó de atender, pero han ido a buscar a los médicos con la esperanza de que los sigan asistiendo. Son personas de bajos recursos que se han quedado sin servicio.

Los trabajadores comentaron que ha habido foros en la Cámara de Diputados y el Senado donde se ha planteado la problemática que enfrentan los servicios, “pero no pasa nada”.

En el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), la mayor preocupación de autoridades y empleados es que se acerca la temporada de influenza invernal y el hospital, centro nacional de referencia, no tiene dinero para contratar a, por lo menos, 70 trabajadores, indispensables cada año para hacer frente al incremento de la demanda de atención que se espera a partir de octubre y hasta abril de 2020.

Recordaron que de por sí en época de invierno aumentan las enfermedades respiratorias y desde 2009, cuando ocurrió la pandemia de influenza por el virus A/H1N1, los servicios del INER se ven rebasados por casos graves, principalmente cuando el virus pandémico es el de mayor circulación.

Desde ese año, la SHCP ha autorizado para el instituto la contratación por tiempo determinado de personal, principalmente enfermeras, químicos y camilleros, entre otros. El INER cuenta con equipos de terapia intensiva y de ventilación para los pacientes que llegan con insuficiencia respiratoria.

No es asunto menor, subrayaron los entrevistados. El crecimiento de la demanda de servicios puede llegar a que en un solo día se encuentren hasta 70 personas intubadas.

“No ha habido la apertura”

De acuerdo con información que han compartido las autoridades del INER y de otros institutos, en la SHCP “no ha habido la apertura” para atender los requerimientos planteados.

Situación similar se presenta en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez, donde de 42 lugares de hospitalización para pacientes que requieren cirugía, sólo están ocupados siete, debido a la carencia de insumos básicos para las intervenciones, como anestesia, y fallas en los equipos médicos.

También afecta a los institutos la prohibición, que persiste, de tener contratos por honorarios, suplencias o eventuales, con los cuales se cubría, hasta el año pasado, 30 por ciento de las plazas, principalmente en los turnos vespertino y de fin de semana.