méxico | 11 de Septiembre de 2018

Feligreses durante una misa dominical en la Catedral Metropolitana en imagen de archivo. Foto Marco Peláez

Por

Por 

Jessica Xantomila

Ciudad de México, 11 de septiembre.- La iglesia católica difundió su plan para la construcción de la paz en el país. El documento fue dado a conocer por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y rescata acciones que ya realiza como la fundación de centros de derechos humanos así como el acompañamiento a los migrantes y víctimas de la violencia.

También, pide a las comisiones y diócesis estar atentas a los temas sobre construcción de paz que marque la agenda legislativa y de gobierno para colaborar.

En el documento señala que la realidad en la que se encuentra el país, “la corrupción y la violencia en la que hace años vivimos, nos llama como Iglesia a redoblar esfuerzos y actuar unidos, integrando y engarzando todas nuestras fuerzas y recursos”.

Como compromisos pastorales expone el dialogar y colaborar con las autoridades en los diferentes niveles de gobierno, la sociedad civil, organismos nacionales e internacionales para construir la paz, así como impulsar y reconstruir el sentido comunitario de las comunidades para que toda persona se involucre y participe en las causas sociales.

Además, apoyar y acompañar las causas indígenas en el cuidado y protección de sus riquezas naturales, de su territorio y cultura.

La jerarquía católica informó que las acciones pastorales a favor de la paz serán permanentes.

Expone que como parte de esta estrategia para la construcción de paz capitalizará acciones ya efectuadas inicialmente en provincias de Guerrero, Oaxaca, Michoacán, Durango y Monterrey; involucrará y hará participar a todas las Comisiones y Dimensiones Episcopales.

También, pide que se eviten los protagonismos estériles principalmente entre obispos y sacerdotes, para así buscar siempre mantener la unidad de la Conferencia Episcopal; involucrar en esta estrategia a instituciones afines a su quehacer pastoral como es la Universidad Pontificia de México o el Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana.

Incluir la colaboración de parte de asesores especializados en los diferentes temas de seguridad; encontrar y capitalizar a aquellos aliados que tengan una fuerte incidencia en las diferentes corrientes políticas; integrar también dentro de su estrategia a líderes de opinión en los temas previamente escogidos.

De igual manera, incidir socialmente para que sus acciones no se queden solamente en comunicados; realizar una convocatoria en lo general y en particular a los principales escritores católicos del país, para generar materiales con los temas: reconstrucción del tejido social, construcción de paz y reconciliación nacional

Convocar y realizar jornadas extensas de oración por la pacificación del país desde la Iglesia y en la vinculación con estructuras ecuménicas e interreligiosas, así como pedir a los Observatorios Católicos que ofrezcan su participación sobre temas de constricción de paz.

A través de las diferentes dimensiones impulsarán medidas como la reactivación de los talleres de perdón y reconciliación; desarrollar iniciativas que coadyuven a la atención de la situación de desempleo y subempleo; efectuar talleres de resiliencia con las personas privados de la libertad; promover los procesos de gestación de la paz y la reconciliación entre los presos y la sociedad y sus familias.

Rescatar a los jóvenes y a toda persona que haya caído en las garras del consumo de drogas, sin estigmatizarlos ni criminalizarlos sin una razón objetiva; ofrecer atención y acompañamiento a las comunidades originarias que han sido lastimadas por el narcotráfico, la violencia y la inseguridad; brindar el cuidado pastoral a las comunidades originarias ante el despojo de sus tierras por las industrias extractivistas.