méxico | 11 de Septiembre de 2018

El monto de su dieta es de 73 mil 764 pesos. Foto José Antonio López

Por

Por 

Néstor Jiménez y Roberto Garduño | La Jornada
Ciudad de México, 11 de septiembre.- Los diputados federales anunciaron que reducirán sus ingresos mensuales de 128 mil 230 pesos a 91 mil 507. Los integrantes de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) refirieron que dicha baja se concreta porque ya no serán beneficiarios del seguro de vida institucional, del seguro de gastos médicos mayores, del seguro de separación individualizada y del fondo de ahorro.

En conferencia de prensa, los coordinadores de Morena, PAN, PRI, PES, PT, Movimiento Ciudadano y Verde expusieron que el volumen de su remuneración se integra con el monto de su dieta con 73 mil 764 pesos, aportaciones a la seguridad social, 4 mil 562; ahorro solidario, mil 472; proporción mensual del aguinaldo, 11 mil 708, que sumará los 91 mil 507 pesos.

Acordaron dejar de percibir 3 mil 959 pesos por concepto de seguro de vida institucional; seguro de gastos médicos mayores, 9 mil 207; seguro de separación individualizada, 12 mil 205 y fondo de ahorro, 10 mil 910.

Al ser cuestionado por los reporteros de la fuente de la Cámara de Diputados en torno a si sólo se redujeron prestaciones, el coordinador de Morena, Mario Delgado, aclaró: “se redujeron remuneraciones”. Y es que en el ánimo de los periodistas, rondó la duda de si los diputados se bajarían el salario (dieta), que asciende a 73 mil 674 pesos.

Ese rubro no fue tocado por el acuerdo de la Jucopo y se mantendrá en sus términos.

La reducción es la primera de esa magnitud en los ingresos de los diputados federales. No obstante, al cuestionar a los integrantes de la Jucopo si también se contempla desaparecer o reducir las partidas de apoyo ciudadano y asistencia legislativa que engloba cada mes -por cada uno de los legisladores- 70 mil pesos, el diputado Delgado adujo que en la discusión del Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 se revisarán ambos rubros, que permanece como gasto irreductible de los representantes populares, por lo menos, hasta diciembre próximo.

El diputado morenista explicó que esas dos percepciones no cuentan como ingresos para los diputados, porque requieren comprobación fiscal. Aun así, lo único cierto es que por asistencia legislativa, cada diputado recibe 45 mil 686 pesos y para atención ciudadana 28 mil 772, que junto con los vales de alimentación al mes por 2 mil 85 pesos, suman 76 mil 643 pesos.

El tema del plan de austeridad que se dieron los diputados, generó en el mismo salón de sesiones, un diferendo entre representantes del PT, Morena y PAN, con el presidente de la mesa directiva, Porfirio Muñoz Ledo.

Una vez que el morenista Manuel Rodríguez presentó ante el Pleno la Ley de Austeridad, que consta de trece artículos, desde su curul el perredista Antonio Ortega preguntó a Muñoz Ledo si se abordaría en el salón de sesiones el plan de austeridad, que la víspera había anunciado Mario Delgado.

Terminante, Muñoz Ledo replicó que no era momento para tocar ese tema, y menos que no se encontraba en listado en el orden del día.

Después, también desde su curul, Gerardo Fernández, del PT, hizo uso de la palabra -una vez que Muñoz Ledo se la obsequió- para replicar al coordinador de Morena el anuncio que había emitido en torno al plan de austeridad cameral:

“Yo quisiera pedir al diputado Mario Delgado, con todo respeto y camaradería, que no declare cosas que esta soberanía no ha aprobado. Me parece una falta de respeto a los 500 diputados y diputadas lo que aún no se ha discutido y mucho menos aprobado. Él es el presidente de la Junta de Coordinación Política, pero no sustituye a esta soberanía de ninguna manera”.

De pronto, Mario Delgado pidió intervenir desde su curul y respondió a Gerardo Fernández: “alusiones y aclaraciones al diputado. Mis declaraciones han sido exclusivamente en el sentido del acuerdo de austeridad, que se aprobó ayer por unanimidad en la Jucopo, respecto a un compromiso que se había hecho aquí de cancelarse gastos de seguros médicos, seguro de retiro, cancelación de automóviles, vales de alimento, vales de gasolina y un ejercicio de austeridad en materiales y suministro en toda esta Cámara, que da un total de 409 millones de pesos”.

Muñoz Ledo concedió entonces la palabra al perredista Antonio Ortega (hermano del chucho Jesús Ortega), quien le recriminó: “usted no aceptó que yo hiciera comentarios al acuerdo de la Junta, pero sí le permitió al diputado Delgado una larguísima intervención. Me parece que usted no está jugando con absoluta limpieza para todos”.

El presidente de la mesa replicó impostando la voz; “ni juego y sí soy equitativo. No sabía qué tema iba a tratar el diputado Delgado. El asunto no está en el orden del día. Es una decisión de la Jucopo”.

Después, mientras desde sus curules le gritaban a Muñoz Ledo, tanto Pablo Gómez como Horacio Duarte para que diera orden a la sesión, y éste les preguntaba: “¿Y usted quién es?”, alcanzó a darle la voz al panista Jorge Luis Preciado , quien trató que convencer al presidente de la Cámara, que el Pleno conociera y expusiera sus puntos de vista sobre el citado plan.

“No estamos en contra de lo que se ha decidido, así lo aprobó nuestro coordinador. Si algún diputado tiene alguna duda, si algún diputado quiere debatir el trema, se debe poner a consideración del Pleno”.

Y es que, para algunos diputados resultaría inconveniente que los 409 millones de pesos que se ahorrará la Cámara por las economías antes desglosadas, se enviaran a la Tesorería de la Federación, porque de ahí no se conocería el destino de esos recursos.

Al final, para terminar con el asunto, Muñoz Ledo reiteró “oiga, perdóneme, no está a discusión si se ahorra o no se ahorra”.