méxico | 11 de Septiembre de 2018

La secretaria ejecutiva del Inmujeres, Marcela Eternod Arámburu (izq) y el Secretario Técnico de la SNA, Ricardo Salgado Perrilliat (der) durante la firma de convenio de colaboración Foto Cortesía

Por

Por 

La Redacción / La Jornada Online

Ciudad de México, 11 de septiembre.- El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional Anticorrupción (Sesna) firmaron un convenio general de colaboración para realizar acciones y estrategias que promuevan la institucionalización de actividades transversales que permitan incluir la perspectiva de género en la Política Nacional Anticorrupción.

Con este convenio, el instituto se compromete, entre otras cosas, a poner a disposición la oferta de cursos en línea y presenciales y garantizar su impartición; promover de manera conjunta foros de discusión, seminarios o conferencias sobre temas de interés de ambas dependencias; aportar material de divulgación en materia de género y derechos humanos de las mujeres para la difusión general en la SESNA de la cultura de igualdad y no discriminación y sobre el derecho a una vida libre de violencia.

La secretaria ejecutiva del Inmujeres, Marcela Eternod Arámburu, dijo que de acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, “la corrupción es el abuso de un poder acordado o encomendado para beneficio privado”, adoptando múltiples consecuencias, entre ellas: disminución de la inversión extranjera, desvío de los recursos económicos destinados a proyectos sociales, desconfianza por parte de las y los ciudadanos en las instituciones, entre otras.

En México, dijo, se estima que la tasa de población que tuvo contacto con alguna servidora o servidor público, y experimentó algún acto de corrupción pasó de 12 mil 590 víctimas por cada 100 mil habitantes en 2015, a 14 mil 635 en 2017.

Por su parte, el Secretario Técnico de la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), Ricardo Salgado Perrilliat, manifestó que requerimos profundizar los estudios y el análisis sobre el impacto desigual de la corrupción en hombres y mujeres, sobre su percepción “respecto de este grave problema”, y sobre la importancia de formular, analizar y evaluar las políticas anticorrupción con un componente de género.