Baja California | 11 de Julio de 2019

Mexicali fue el primer Ayuntamiento que rechazó la reforma al octavo transitorio, una propuesta presentada por el diputado de Morena Víctor Morán Hernández, quien argumentó ahorro de recursos y no realizar un proceso electoral en un periodo tan corto con respecto al reciente, con la que el mandato de Jaime Bonilla sería del 1 de noviembre próximo al 31 de octubre de 2024. Foto tomada de @AlcaldiaTijuana

Por

Por 

La Jornada Baja California

Tijuana, 11 de julio.- Con 14 votos en contra y solo dos a favor, el Cabildo local rechazó la iniciativa de modificar el artículo octavo transitorio de la Constitución del estado para que el próximo periodo de gobierno estatal sea de cinco y no de dos años, con lo que se convirtió en el segundo municipio del estado en negar su respaldo a la medida aprobada el lunes pasado por el Congreso de Baja California.

En la sesión que se prolongó poco más de hora y media y que tuvo como único punto votar por la modificación constitucional, los votos emitidos en contra fueron de Manuel Rodríguez Monárrez, quien llegó al cabildo por el PES -del que renunció para adherirse a Morena- y José Manuel Ortiz Ampudia, de Transformemos (antes PES).

En tanto, la edil Mónica Vega, quien se reeligió por la coalición Juntos Haremos Historia de Transformemos, PT y PVEM, rechazó la iniciativa enviada por el Congreso del estado, bajo el argumento de que la alianza "no implica sumisión". En su exposición destacó como positivo que el presidente Andrés Manuel López Obrador se haya pronunciado por no "dar línea" en el tema.

Luego de ser abucheado al momento de emitir su voto a favor, el morenista Rodríguez Monárrez opinó que la polémica que se desató luego de que 21 diputados -incluidos nueve de Acción Nacional- votaron el lunes pasado a favor de modificar el octavo transitorio, afirmó que las discusiones no son por la controversia constitucional, sino que es un pleito entre panistas, y es cuestión de apreciaciones.

A su vez José Manuel Ortiz Ampudia justificó que apoya la iniciativa para tener cómo reclamarle, si llegara a fallar, al gobernador electo, Jaime Bonilla Valdez, mientras que el panista Arnulfo Guerrero calificó el hecho como "una aberración jurídica" porque ninguna ley tiene carácter retroactivo y esta no es la excepción. Apuntó que confía en que la Suprema Corte de Justicia ponga orden en el tema.

El resto de las argumentaciones de los ediles, como la síndica procuradora Marcela Guzmán Valverde, fue sobre la "abrupta violación de las instituciones y del Estado de derecho y a la voluntad de los electores del pasado 2 de junio", o lo "vergonzoso" del papel que hizo la mayoría del Congreso al aprobar la medida, ya que consideraron se "atentó contra la democracia" y que "abre la puerta a una posible dictadura".

Además de Tijuana, Mexicali rechazó la reforma al octavo transitorio, una propuesta del diputado de Morena Víctor Morán Hernández, quien argumentó ahorro de recursos -por lo menos 500 millones de pesos-, y no realizar un proceso electoral en un periodo tan corto con respecto al reciente, con la que el mandato de Jaime Bonilla sería del 1 de noviembre próximo al 31 de octubre de 2024.

El mismo martes, Ensenada, Tecate y Playas de Rosarito votaron a favor del la reforma que deroga el decreto 112 que fuera aprobado por la Legislatura pasada en septiembre de 2014, y que se realizó para empatar las elecciones locales con el proceso intermedio federal.