méxico | 11 de Junio de 2016

Niños comiendo comida chatarra. Foto Archivo La Jornada Zacatecas.

Por

Por 

Laura Poy Solano, La Jornada

Ciudad de México, 11 de junio.- Sin opciones accesibles de comida sana y barata en las escuelas públicas, la venta de comida chatarra no se erradicará pese a que desde hace seis años se han emitido normas para prohibirla, afirmaron maestros, directivos y padres de familia.

Luego de que las organizaciones El Poder del Consumidor y la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) dieron a conocer que en seis de cada 10 planteles de prescolar, primarias y secundarias en el país no se ha prohibido la venta de golosinas, pastelitos y refrescos, el subsecretario de Educación Básica, Javier Treviño Cantú, reconoció que se debe seguir trabajando en la mejora de los Lineamientos Generales para el Expendio y Distribución de Alimentos y Bebidas preparados y procesados en el Sistema Educativo Nacional.

La ejecución de los mismos y la vigilancia de su cumplimiento, sostuvo, corresponden a las autoridades educativas estatales. Vamos a seguir trabajando en la revisión (de los lineamientos), porque hay un compromiso de las secretarías de Educación Pública y de Salud de seguir trabajando para mejorar los hábitos y las dietas en las escuelas.

A nivel federal se impulsa la creación de las escuelas de tiempo completodonde hay ingesta de alimentos, y en la que se debe suspender la venta de comida chatarra, ya que hay un control nutricional de la dieta que se ofrece a los alumnos, señaló el funcionario.

No obstante, en entrevistas por separado, padres de familia y profesores de primaria de la Ciudad de México señalaron que en las tiendas escolares que operan en la mayoría de los planteles públicos, no existe una oferta de alimentos sanos y de calidad. Hay un mercado de consumidores en disputa para las empresas de alimentos procesados, porque ven a los niños y adolescentes como clientes cautivos.

Rosario, madre de familia y empleada administrativa del gobierno de la Ciudad de México, afirmó que pese al esfuerzo que hacemos para que no consuman comida chatarra en la casa o en el recreo, siempre hay venta dentro o fuera de la escuela, e incluso, algunos compañeros intercambian la comida, y siempre prefieren las cosas dulces.

Sofía Trejo, profesora de preescolar, consideró que más allá de lineamientos y normas, garantizar una dieta saludable para los niños también pasa por sus condiciones de ingresos, porque en la escuela es fácil detectar quiénes solo tienen para un dulce de cinco pesos y quiénes pueden comprar frutas y verduras.

Sondeo

Consideras que los términos del acuerdo México-EU para evitar aranceles: