Baja California | 11 de Junio de 2015

El cónsul de Estados Unidos en Tijuana, Andrew Erickson, durante la charla “La dinámica de la región fronteriza”, con integrantes del Grupo Madrugadores de Tijuana Foto Manuel Ayala

Por

Por 

Manuel Ayala

Tijuana, 11 de junio.- El cónsul de Estados Unidos en Tijuana, Andrew S. E. Erickson, aseguró esta mañana que más de 50 por ciento de todos los estadunidenses encarcelados fuera de Estados Unidos están en Tijuana, lo que considera preocupante y grave en la frontera.

Sin que precisara un dato de cuántos estadunidenses son los que se encuentran recluidos en la localidad, sí destacó -durante el encuentro que sostuvo con los integrantes del Grupo Madrugadores de Tijuana- el hecho de que por ello aún se siguen emitiendo alertas de no visitar la ciudad.

Estas alertas, resalta, se siguen emitiendo porque aún hay infinidad de casos como estos en los que los visitantes estadunidenses se han visto dañados, además de que siguen siendo víctimas de robo, violación o simples problemas en que suelen estar presentes.

Si bien, señaló, la ciudad ha cambiado mucho desde 2012 -año en el que llegó-, pero las alertas son “algo que existe para Baja California” porque aún hay un factor importante que atender: "la deficiencia de la frontera”.

Esta deficiencia, apunta, mantiene tres factores que siguen permeando en la frontera: el tiempo de espera para cruzar, la deficiencia en el transporte que transita por el lugar y la propia seguridad de la frontera, lo cual genera inseguridad y problemáticas.

Sin embargo, ante la pregunta de por qué a personas que llegan del Medio Oriente a México, que cruzan “por la peatonal” a Estados Unidos para tramitar asilo o permiso, ya no se les ve nuevamente por acá, y a los mexicanos y latinos sí se les deporta, el cónsul no quiso pronunciarse al respecto, solamente señaló que en ese sentido “se está trabajando con México para mejorar”, y tiempo después retomó el tema para decir que el hecho radica en que “a México no lo tenemos como país peligroso, como para que alguien pida asilo”.

“El 11 de septiembre (cuando derribaron las torres gemelas en Estados Unidos) cambió al mundo y nuestra propia perspectiva de ver las cosas; hemos cambiado, pero es verdad que nunca vamos a volver a ser lo que éramos antes, hemos mejorado esta situación (en la frontera) con la Sentri (tarjeta de acceso rápido a viajeros), pero aún falta mucho”, puntualizó.

Señaló también que aunque Tijuana está creciendo y se perfila para ser "la segunda región urbana de la costa oeste de California" por su crecimiento y desarrollo, aún le hace falta invertir más en cuanto a estructura educativa y seguridad en la frontera.

Dijo que cuando Tijuana logre un impacto en cuanto a la violencia, éste será "el modelo a seguir para ambos países", porque ni siquiera Ciudad Juárez, con toda su problemática, compite con esto.