Baja California | 11 de Mayo de 2015

Policías detuvieron a jornaleros durante enfrentamientos que se desataron el 9 de mayo. Foto Roberto Armocida

Por

Por 

José Antonio Román, La Jornada

Ciudad de México, 11 de mayo.- Luego de condenar los “actos de violencia y represión” policiaca contra trabajadores agrícolas de San Quintín, Baja California, jornaleros de ese valle de Baja California y diversas organizaciones campesinas exigieron al gobierno federal y estatal la atención inmediata de los más de 80 lesionados, la liberación de 14 detenidos desde el pasado 17 de marzo a la fecha, y la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

En conferencia de prensa en la ciudad de México, Max Correa Hernández, de la Central Campesina Cardenista (CCC), y Fidel Sánchez Gabriel, vocero del Movimiento de Jornaleros Agrícolas de San Quintín, enlazado vía telefónica, ratificaron la decisión de iniciar el boicot internacional en Estados Unidos, para evitar la compra de frutas, legumbres y hortaliza que son exportadas de esta región, como una forma de protesta por la violación de derechos humanos y laborales que sufren los trabajadores en la siembre y cosecha de estos alimentos.

Precisaron que esta acción se definirá este lunes y martes, pues “todavía estamos en el proceso de reunión con las organizaciones y sindicatos existentes en la Unión Americana para que también apoyen este boicot”, dijo Fidel Sánchez.

Los dirigentes y trabajadores agrícolas responsabilizaron al gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid; al subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda, y a los agroempresarios de la violencia y represión perpetrada por elementos policiacos, quiens utilizaron balas de goma, gases lacrimógenos y balas verdaderas en contra de jornaleros agrícolas.

Reiteraron el llamado al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, para que se atiendan las demandas de los inconformes, atención médica a los lesionados, no más represión y eliminación de las órdenes de aprehensión en contra de los cinco voceros del movimiento de trabajadores agrícolas.

Los trabajadores agrícolas recibieron el apoyo solidario de diversas organizaciones, como la Central Campesina Cardenista, la Unión General Obrero Campesina y Popular (Ugocep), Movimiento Agrario Indígena Zapatista (Maiz), Frente Popular Francisco Villa (FPFV), y la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA).

Los dirigentes campesinos lamentaron las expresiones de amenazas y cumplimiento de las mismas, como se mostró el pasado sábado, por parte del subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, Luis Enrique Miranda, hacia el movimiento y específicamente hacia Fidel Sánchez Gabriel como uno de los líderes de los trabajadores agrícolas.

Fidel Sánchez Gabriel denunció al subsecretario Mirada, quien le llamó por teléfono el pasado 7 de mayo para anunciarle que no estaría en la negociación programada para el día 8 en San Quintín, bajo argumentos poco sólidos. Ante la postura de que ese no era el acuerdo original con la Secretaría de Gobernación, el subsecretario respondió: “Mira Fidel yo voy a llegar el miércoles -13 de mayo- y no hay vuelta de hoja, y si tu no lo aceptas va a llegar el día en que nos veamos de frente y tú no sabes quién soy yo”, según relato el mismo líder agrícola.

El argumento para evitar la reunión del pasado 8 de mayo en San Quintín fueron que “no había transporte” y que aún no se tenían listos los balances del IMSS y de la Secretaría del Trabajo sobre las violaciones laborales y no hay respuesta sobre el salario mínimo que se demanda.