Por

Por 

Rubén Villalpando / La Jornada

Ciudad Juárez, Chih., 11 de marzo.- Alrededor de mil indocumentados se entregaron esta semana a personal de la Patrulla Fronteriza en El Paso, Texas, Estados Unidos, luego de cruzar por Ciudad Juárez tratando de que les reciban la solicitud de asilo político, la cual les es negada por cruzar de manera ilegal; se les iniciaron juicios de deportación.

Ayer, durante la tarde y noche, ingresaron más de 80 migrantes en grupos familiares o solos, con muchos menores de edad, que esperan en los puntos donde circulan las camionetas de la Patrulla Fronteriza.

Ramiro Cordero, portavoz de la Patrulla, consideró que los arrestos masivos son ya un problema en la zona, porque se han presentado desde hace varios meses y la corporación se preparó para detenerlos.

Cordero considera la llegada de grupos de indocumentados como una estrategia de las organizaciones criminales para distraer a los agentes con la saturación de ciertas áreas en la frontera, de forma que mientras los agentes están ocupados con los migrantes pierdan de vista otras áreas.

Dijo que por ejemplo, mientras los elementos aseguraban a algunas personas, dos cortaron la malla, brincaron a la autopista César Chávez y corrieron hacia las casas cercanas.

Desde el miércoles pasado la Patrulla Fronteriza, sector de El Paso Texas, informó que en el transcurso de ese día habían arrestado a más de 700 personas que cruzaron la frontera sin documentos.

Roger Maier, otro de los voceros de la Patrulla Fronteriza, dijo que detuvieron a varios grupos formados por familias centroamericanas, de otras naciones y jóvenes solos. Primero arrestaron a un grupo de 112 indocumentados, a un costado del muro fronterizo, cerca del centro de la ciudad, justo después de la medianoche.

Casi al mismo tiempo, al este de El Paso se estaba procesando a un grupo de 252 extranjeros, detenidos en la frontera al oeste de Bowie High School.

A lo largo de la mañana, grupos pequeños también llegaron a diversos lugares a lo largo de la frontera en el área metropolitana de El Paso. En sólo unas pocas horas, el número total de personas detenidas superó las 700.

Del lado mexicano, varios grupos de indocumentados centroamericanos que llegaron a Ciudad Juárez, al encontrarse con albergues saturados, decidieron cruzar a los Estados Unidos y entregarse.

En los refugios de Juárez hay alrededor de dos mil personas, de las cuales aproximadamente 400 son cubanos que esperan su turno para solicitar asilo a las autoridades migratorias norteamericanas.

 

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: