méxico | 11 de Febrero de 2018

El Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova durante una sesión del Consejo General en imagen de archivo Foto Cristina Rodríguez

Por

Por 

Carolina Gómez Mena

Ciudad de México, 11 de febrero.-  Al concluir las precampañas, en el editorial del semanario Desde La fe, titulado Hartazgo Electoral, editado por la Arquidiócesis de México, aseguró que con las precampañas se realizó una “simulación”, porque dio a entender que realmente no existe diferencia alguna entre precampañas y campañas y que ni siquiera implicó algún ahorro de recursos.

Esto deriva en que no se cumplió el propósito de tener campañas breves y económicas.

“La reflexión es necesaria para conocer qué tan beneficioso ha sido este período -al que se sumarán las campañas formales- en el que se ha atiborrado de dimes y diretes a los votantes mediante una verdadera simulación electoral que defrauda el propósito de campañas cortas y baratas”.

Añade que desde diciembre, “salvo por un breve período de veda, el bombardeo de spots y anuncios en medios se llevó a cabo de tal forma que estuvimos expuestos a una campaña plena que contraviene los propósitos de la Reforma Electoral, que plantea austeridad y transparencia”.

Así mismo criticó al Instituto Nacional Electoral (INE), al cual calificó como una “autoridad desdentada y débil, que tiene encima una maraña casi imposible de deshacer de forma pronta y expedita por el bien de millones de personas hastiadas de una farsa democrática y de un aparato electoral groso, que exige más h más dinero, mientras el votante soporta la inflación diaria y el repunte de precios que siguen impactando la magra y empobrecida economía de las familias mexicanas”.

Tras señalar que además de la presidencia de la República están registrados al senado 95 postulantes y 695 para ocupar una curul en San Lázaro, indicó que hasta enero de este año “solo 19 habían realizado operaciones de ingresos y egresos: 1.7 millones fe ingresos contra 6.2 millones de gastos”.

Subrayó que la “mayor opacidad se verifica entre las coaliciones presidenciales. Hasta enero pasado habían registrado mas gastos que ingresos, reportando un excedente de 4.5 millones de pesos. Según el INE había ingresos por apenas 660 mil pesos y gastos por casi 5.1 millones”.