cultura | 11 de Febrero de 2018

El maestro en arquitectura y restauración subrayó que la dirección a su cargo, junto con la DGPU, ya están tomando las acciones necesarias para la conservación de Ciudad Universitaria. Foto Notimex

Por

Por 

Manuel Bello Hernández, Notimex

Ciudad ded México, 11 de febrero.- La Facultad de Arquitectura y la Dirección General del Patrimonio Universitario (DGPU) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) trabajan en un plan de acción para restaurar los edificios que se vieron afectados tras el sismo del 19 de septiembre del 2017, con énfasis en la zona declarada como Patrimonio por la UNESCO.

Marcos Mazari Hiriart, director de la Facultad de Arquitectura de la Máxima casa de estudios, aseguró que se trata de "daños menores que no ponen en riesgo a la comunidad estudiantil", pues sólo tienen que ver con recubrimientos y juntas constructivas.

A propósito de la celebración por los 10 años de la declaratoria patrimonio cultural de la humanidad, el arquitecto sostuvo que "todos los edificios están en buen estado, desde luego, pero tienen cuestiones de mantenimiento, en juntas constructivas, botaguas, en elementos que formaban parte de los edificios y que a lo largo de los años las fundas constructivas se fueron cerrando”.

El maestro en arquitectura y restauración subrayó que la dirección a su cargo, junto con la DGPU, ya están tomando las acciones necesarias para la conservación de Ciudad Universitaria,

¿No hay daño? se le cuestionó al también académico de número de la Academia Nacional de Arquitectura, quien respondió que "yo podría decir que no hay un daño que pudiera afectar a la comunidad".

Acotó que aquellos elementos que se han dañado ya se están trabajando, se cuenta con un seguro y se está haciendo justamente todo este trabajo con el seguro para ver qué daños son resultado del sismo y serán cubiertos por él. Los murales fueron los menos dañados afortunadamente, señaló.

Recordó que las obras inmediatas ya se realizaron y, en esos casos, no esperaron a las aseguradoras, sino que se trabajó enseguida.

“Ahí no podemos esperar un seguro. Donde hubo una zona de riesgo, ya han sido realizadas las obras. No estamos preocupados, la comunidad no corre riesgo y desde luego hay que entender que vivimos en una zona sísmica, pero esto forma parte de una cultura ciudadana”, expresó.

Reiteró que, desde el año pasado, la UNAM cuenta con un plan de trabajo para la celebración de la declaratoria hecha por la UNESCO hace 10 años al campus y agregó que las actividades se siguen desarrollando.

En el 2007, el Campus Central de la Ciudad Universitaria quedó inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO bajo los criterios I, II y III.

“Por ser una obra maestra del genio creativo humano; ser la manifestación de un intercambio considerable de valores humanos durante un determinado periodo o en un área cultural específica, en el desarrollo de la arquitectura, las artes monumentales, la planificación urbana o el diseño paisajístico; y aportar un testimonio único o por lo menos excepcional de una tradición cultural o de una civilización que sigue viva o que desapareció”.

Hace 10 años, la Ciudad Universitaria se unió a la Universidad de Caracas (Venezuela), a la de Virginia (USA), a la de Alcalá de Henares (España) en un ejercicio de responsabilidad sobre los patrimonios universitarios construidos, sobre sus acervos, sus museos y colecciones, sus trazas urbanas y sobre su responsabilidad social para seguir construyendo sociedades del conocimiento.

“Ciudad Universitaria es el reflejo de la importancia que tiene la educación del México moderno, esta importancia que viene, daba en función a generar un espacio con el que contamos actualmente, que, desde el punto de vista del complejo universal, tiene varios aspectos a mencionar.

“En primer lugar, están sus edificios, pero no sólo eran los edificios, sino es este espacio abierto que en realidad articula a todos los edificios y caracteriza a Ciudad Universitaria, es un espacio abierto que nos recuerda la escala y proporción de los sitios prehispánicos y que se integra a la arquitectura del movimiento moderno y nos permite entablar un diálogo entre espacio abierto y arquitectura, entre edificios”, dijo.

También, agregó Mazari Hiriart, al igual que los espacios prehispánicos, la Ciudad Universitaria tiene una amalgama entre la arquitectura y desde luego toda la obra plástica que tenemos en sus murales y que al igual que los edificios prehispánicos, nos hablan de una historia, de un sitio y de nuestra cultura.

Indicó que el área declarada por la UNESCO se refiera básicamente a la zona central del campus de Ciudad Universitaria, enmarcada con el circuito interior de la propia ciudad universitaria y los edificios que la integran.

Es el caso, mencionó, de la Torre de Rectoría, la Biblioteca Central, los edificios de Filosofía y Letras, Derecho, Economía, Odontología, Medicina, y en el otro extremo Química, Ingeniería Arquitectura y lo que en su momento fue el Central Cultural Universitaria integrado por el Teatro Carlos Lazo y el Museo Universitario de Ciencias y Artes (MUCA).

“Estos inmuebles están congregados por dos espacios abiertos, la zona central del campus que es donde está el espejo de agua y una explanada roja a un costado de la Facultad de Medicina y en medio tenemos a la Torre de Ciencias antes, torre de humanidades que es un edifico por el que fluye un espacio abierto y que al final integraba todas las licenciaturas que en aquel momento el país requería”, señaló.

Destacó que el compromiso tras la declaratoria de la UNESCO, consiste en conservar el espacio denominando como Campus Central, "conservar todas sus cualidades que son excepcionales".

El reto más importante, sostuvo, "es que somos un patrimonio vivo, el reto más importante es que la universidad no es un monumento que puede estar detenido en el tiempo, sino un monumento en el cual vivimos todos los días, se hace un trabajo de docencia, investigación y difusión de la cultura”, expresó.

Entre las acciones para salvaguardar el campus, refirió que la idea es "estar en contacto con las autoridades, conocer y reconocer que tiene la universidad como patrimonio y lo que significa estar en la Lista de Patrimonio Mundial, implica la conservación de sitios que ya no están en uso, su conservación está en que se convierten en monumentos que se visitan".

“Y en nuestro caso, hablamos de un espacio vivo, rodeado por la Ciudad de México y (necesario) exista una convivencia entre el monumento que es Ciudad Universitaria y el perímetro”, concluyó.

Sondeo

¿Le preocupan y afectan los deslizamientos de tierra que ocurren en Tijuana?