méxico | 11 de Enero de 2019

El gobernador de la institución, Alejandro Díaz de León Carrillo, señaló que entre los desafíos que enfrenta la economía están aplicar un verdadero Estado de derecho, el combate a la inseguridad y a la corrupción. Foto Cristina Rodríguez / La Jornada

Por

Por 

Israel Rodríguez / La Jornada

Ciudad de México, 11 de enero.- El gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, consideró que de mantenerse la escasez de las gasolinas podría tener un efecto en la actividad económica y en la inflación. Sin embargo, confió en que la regularización del suministro de hidrocarburos se dará lo más rápido posible.

Al participar en el Seminario sobre perspectivas económicas de México 2019, organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, Díaz de León Carrillo afirmó que de los efectos adversos dependerá qué tan rápido se pueda normalizar la distribución de los combustibles.

Señaló que entre los desafíos que enfrenta la economía están aplicar un verdadero Estado de derecho, el combate a la inseguridad y a la corrupción. En caso de que no se atiendan estos temas, podrían tener un efecto en el crecimiento económico del país .

Resaltó la necesidad de preservar y robustecer un marco macroeconómico sólido que anteponga la disciplina fiscal y la estabilidad de precios, reforzando la transparencia y rendición de cuentas de las políticas públicas.

Manifestó que la principal salvaguarda para mantener la autonomía del Banco de México es la ciudadanía, que tiene plena convicción del valor que tiene mantener la estabilidad.

La autonomía es defendida por la sociedad, que no quiere regresar a la inestabilidad financiera. La estabilidad es un bien público. Manifestó que los principales riesgos para la economía mexicana en los próximos tres años son de índole estructural en diferentes sectores.

Reconoció que el manejo macroeconómico ha tenido orden, pero no es suficiente, y uno de los factores de riesgo es que la productividad no crece. Se deben corregir los problemas estructurales e institucionales que desincentivan la inversión y obstaculizan el crecimiento de la productividad, entendiendo que es la única forma de generar empleos mejor remunerados, agregó.

En el ámbito externo, Díaz de León subrayó las dudas sobre el modelo de integración. La arquitectura global es un factor de preocupación porque las cadenas mundiales de valor pueden afectarse directa e indirectamente por la relación comercial entre Estados Unidos y China.

Reiteró que se está observando una desaceleración a escala mundial por la incertidumbre asociada a las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. Lo anterior se suma a la incertidumbre sobre el desempeño económico futuro de Estados Unidos y las expectativas de las tasas de interés.

En la economía mexicana el componente de servicios ha sido el más dinámico, mientras el industrial se ha mantenido plano, afectado por la contracción de la minería e impactada por el ajuste en la explotación petrolera. El consumo, por su parte, ha mantenido un dinamismo favorable, en tanto la inversión ha tenido cierta volatilidad, lo que representa un reto para la conducción de la política económica.

El titular del banco central reconoció que el entorno de inflación es complicado y el balance de riesgos se ha tornado más adverso para 2019 y 2020.

Las expectativas de inflación general a diferentes plazos han aumentado. En particular,para el cierre de 2019 se incrementaron de 3.71 por ciento a 3.89 por ciento entre octubre y diciembre,mientras las correspondientes al cierre de 2020 aumentaron de 3.50 a 3.79 por ciento.

Por su parte, las expectativas de inflación general para el mediano y largo plazos se han mantenido en niveles alrededor de 3.50 por ciento,si bien se ubican por encima de la meta de inflación.

Sondeo

Consideras que los términos del acuerdo México-EU para evitar aranceles: