deportes | 11 de Enero de 2018

También desea quitarse el sabor amargo de su actuación en los Mundiales de Budapest, pues el octavo lugar es "como una espina" Foto tomada de la cuenta de Twitter @WallsJonathan

Por

Por 

La Jornada

México, 11 de enero.- En 2014 Jonathan Paredes decidió dejar México para irse a vivir a Madrid con la firme intención de alejarse "del drama y las envidias" que prevalecen en el deporte mexicano, sobre todo, en los clavados de altura.

Durante ese tiempo y alejado de problemas, el mexiquense, de 28 años, cumplió otro de sus sueños al ser el primero del país en ganar la Serie Mundial Red Bull Cliff Diving en 2017, el cual espera repetir esta temporada.

También desea quitarse el sabor amargo de su actuación en los Mundiales de Budapest, pues el octavo lugar es "como una espina" que no se le quitará hasta ganar la medalla de oro en Gwangju, Corea del Sur 2019, el metal que le falta para sumarse a la plata y bronce que tiene en su palmarés, afirma desde la capital española a La Jornada.