cultura | 11 de Enero de 2017

Así como para el director es importante darse cuenta de que sin la orquesta no puede hacer nada, la agrupación también necesita alguien que guíe las distintas personalidades que hay en ella, señaló Massimo Quarta. Foto cortesía Dirección General de Música UNAM

Por

Por 

Fabiola Palapa Quijas, La Jornada

Ciudad de México, 11 de enero.- La Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México (Ofunam) iniciará este 14 y 15 de enero su primera temporada de conciertos 2017, bajo la batuta de su nuevo director artístico, Massimo Quarta (Bournemouth, 1965), quien se ha propuesto dejar huella en el arte de la interpretación.

Durante la presentación de Quarta como cabeza de la agrupación, que se efectuó este martes en la Sala Nezahualcóyotl, el coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, Jorge Volpi, señaló que la gala inaugural en la que actuará por primera vez el músico italiano será dedicada a Piotr Ilich Chaikovski.

Massimo Quarta explicó que ha pensado realizar dos ciclos cada año con la agrupación, uno será dirigido por él y el otro por un director huésped, pues –asegura– el director musical siempre debe dejar una huella.

Para Quarta, la huella de un director no es solamente el acierto de las obras que integran un programa y el sonido que pueda escuchar el público en los conciertos, sino un trabajo que requiere tiempo. Es como cuando un alumno escoge a su profesor de filosofía o un estudiante de violín o de chelo: no se puede el primer día sentir la presencia de quien enseña; se necesita más tiempo.

Una familia

El director artístico de la Ofunam manifestó su beneplácito de dirigir a la agrupación y aseguró que la respuesta de los músicos ha sido inmediata: “Esto es una de las formas importantes que deben ocurrir entre una orquesta y su director.

La orquesta es una familia que conoce muy bien sus reglas. Naturalmente, la llegada de una persona de fuera puede ser un trastocamiento de su propia idea; por eso es importante el respeto y la disposición a dialogar entre el director y los músicos.

Quarta considera que así como para el director es importante darse cuenta de que sin la orquesta no puede hacer nada, la agrupación también necesita que exista alguien que guíe las distintas personalidades que hay en una orquesta.

Desde el principio, el director quiso que sus ideas musicales fueran traducidas por la orquesta, pero también le interesa darse cuenta de las particularidades que tiene cada músico.

Siempre he pensado que el papel del director es incómodo en algún sentido, porque cuando uno está como director en casa puede poner en el papel todas sus ideas musicales sobre la interpretación de una obra, pero cuando llega frente a la orquesta se dará cuenta de la particularidad en que cada músico debe leer e interpretar estas obras.

El director de la agrupación comentó que la música es un lenguaje que debe llegar al otro; por eso le parece interesante que los estudiantes asistan a los conciertos y ensayos. Señaló que la música no necesita ser entendida, ya que lo que importa es el concierto mismo.

Adelantó que al frente de la orquesta interpretará obras de compositores como Joseph Haydn, Wolfgang Amadeus Mozart y Franz Schubert, a quienes considera como la verdadera escuela de una orquesta. Creo que es muy importante la presencia de la música clásica, del periodo clásico; puede ser el barroco también, Johann Sebastian Bach, Claudio Monteverdi.

El nuevo director de la Ofunam también se ha propuesto incluir en los programas a los mejores compositores mexicanos, como Silvestre Revueltas y Carlos Chávez, y a los más contemporáneos, como Juan Pablo Contreras. Es muy importante hacer hablar a los compositores del tiempo de hoy; la lengua ha cambiado y el público mexicano debe comprender que tiene compositores muy grandes.

Con la guía de su director artístico, Massimo Quarta, la Ofuman ofrecerá una gala inaugural este 14 y 15 de enero. El programa está integrado por la Obertura 1812, la Obertura-fantasía Romeo y Julieta y la Sinfonía número 5, de Chaikovski.

Los conciertos de la primera temporada se realizarán los sábados y domingos, a las 20 y 12 horas, respectivamente, del 21 de enero al 2 de abril en la Sala Nezahualcóyotl, sede de la agrupación, en el Centro Cultural Universitario (Insurgentes Sur 3000, Ciudad Universitaria).

En la primera temporada también se ofrecerán conciertos con obras de los compositores Gustav Mahler, Wolfgang Amadeus Mozart y Anton Bruckner, que se combinarán con un repertorio poco conocido de todas las épocas, con énfasis en música mexicana. En los tres últimos programas de la temporada, Massimo Quarta estará al frente de la orquesta.

A lo largo de esta temporada se ha convocado a Bojan Sudjic, Sylvain Gasançon, Hansjörg Schellenberge, Iván López Reynoso, Josep Pons y Srba Dinic para dirigir a la orquesta.

El director general de Música de la UNAM, Fernando Saint Martin, informó que se analiza la posibilidad de realizar una gira por Europa, pero en su momento se dará a conocer.

La Ofunam también continuará sus presentaciones en diversos planteles de la máxima casa de estudios.

Sondeo

¿Es suficiente el retiro de concesiones de taxis amarillos ante los actos de violencia de sus choferes?