méxico | 11 de Enero de 2017

Adrián Alarcón Ríos (al micrófono), dirigente de la Coparmex en Chilpancingo, Guerrero, durante la conferencia de prensa en la que anunció despidos a causa de los aumentos de precios de bienes y servicios derivados del ‘gasolinazo’. Foto Sergio Ocampo

Por

Por 

Sergio Ocampo y Patricia Vázquez, corresponsales

Ciudad de México, 11 de enero.- Representantes de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de Guerrero y Quintana Roo advirtieron ayer que, a causa del aumento a los precios de los combustibles y de los productos de la canasta básica, sus afiliados dejarán de generar empleos y numerosas microempresas "empezarán a cerrar, con la consecuente pérdida de trabajos".

Adrián Alarcón Ríos, presidente de la Coparmex en Chilpancingo, dijo que "ese organismo propuso a sus 65 similares del país que dejen de pagar impuestos de manera temporal".

Debido a la falta de inversión, dijo en conferencia de prensa, en marzo empezaremos a despedir personal. Sólo en Chilpancingo serán dados de baja entre 25 y 35 por ciento de los empleados.

La Coparmex estatal cuenta con alrededor de 250 empresas afiliadas, cada una de las cuales da empleo a por lo menos cinco trabajadores. "Se despediría a unos mil. La situación no viene fácil y el gobierno federal no hace caso".

Destacó que Gustavo de Hoyos, dirigente nacional de la Coparmex, “consultó el tema del gasolinazo a los 65 presidentes en el país y le dimos a conocer que no era conveniente firmar el pacto que proponía el presidente Enrique Peña Nieto, porque era una farsa”.

Dijo que respetan pero no apoyan a Enrique Peña Nieto, "quien dijo que iba a controlar los precios, cuando fue el impulsor del mercado libre. Que no nos insulte (el Presidente), porque es un hecho que van a subir los precios de la canasta básica. Lo peor está por venir".

Advirtió que debido al incremento a la gasolina, el gas y otros productos se prevé un repunte de la delincuencia común y organizada, así como probables estallidos sociales, "y eso nadie lo desea, sobre todo porque no hay inversión pública".

En Quintana Roo, el presidente de la Coparmex Cancún, Eloy Peniche, advirtió sobre el costo económico y social de despedir a gente capacitada.

Reiteró la negativa de la agrupación a participar en el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y Protección de la Economía Familiar, "por improvisado".

Consideró que el documento promovido por la Federación debió incluir medidas específicas para impulsar la economía familiar y el empleo, como un padrón único de programas federales y estatales, deducibilidad de las prestaciones laborales al ciento por ciento, bonos de productividad sin carga fiscal y condiciones de competencia en el mercado de combustibles gasolinas.

Eloy Peniche afirmó: "No podemos seguir con esta dinámica. Si no la cambiamos va a terminar en una verdadera revolución social que no nos llevará a nada. Lo importante es ser congruentes, por ejemplo, disminuir los sueldos y prebendas de los funcionarios, con lo que se reduciría el déficit actual".