méxico | 10 de Octubre de 2018

Dos de los yacimientos, de los más importantes del mundo, señalan. Foto Jesús Villaseca

Por

Por 

Julio Reyna Quiroz / La Jornada
Ciudad de México, 10 de octubre.- Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció ayer que seis campos en aguas someras del Golfo de México comenzarán a producir crudo ligero en los próximos dos años, lo cual permitirá detener la declinación de la producción de hidrocarburos del país, que actualmente se ubica en un promedio de 1.8 millones de barriles diarios.

Los campos, que se calcula tendrán la capacidad de producir 865 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, requerirán inversiones de Pemex de hasta 10 mil millones de dólares.

Dos de éstos, Manik y Mulachestán catalogados como uno de los descubrimientos en aguas someras más importantes del mundo en los pasados 15 años, de los cuales se extraerá, a partir de 2020, petróleo crudo superligero, tipo de hidrocarburo de alto valor comercial para la elaboración de gasolinas y otros derivados.

Ambos incorporarán 180 millones de barriles de petróleo crudo equivalente a las reservas probadas del país, manifestaron en conferencia de prensa el director general de Pemex, Carlos Treviño Medina, y el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

La pronta explotación de Pemex de los seis campos se debe a su cercanía con otras zonas de extracción y a que la empresa del Estado contará con un futuro promisorio por los elevados costos internacionales de los hidrocarburos, que en el caso de la mezcla mexicana de exportación superó 70 dólares por barril en septiembre pasado.

La tendencia a la baja de las reservas de crudo está cerca de terminarse. Contamos con un entorno favorable de precios del crudo que se reflejará en la reclasificación de las reservas, expresó Joaquín Coldwell, quien agregó que el sistema industrial que permite la inversión privada en las actividades de Pemex está dando resultados.

El director de Pemex explicó que los actuales precios internacionales del crudo están dando la oportunidad de que haya recursos para desarrollar esos seis campos, los cuales tienen alta rentabilidad y conveniencia para Pemex y México.

Javier Hinojosa, director de Pemex Exploración y Producción, detalló que el precio de la producción en dichos campos es variable, pero expuso que uno de éstos puede requerir de unos 20 pozos, cuyo costo de perforación asciende a aproximadamente 50 millones de dólares.

Otra inversión es la instalación de una plataforma en cada campo, y cada una tiene un valor de entre 120 y 150 millones de dólares.

Los campos

La producción de crudo declinó en años recientes de un promedio de 2.5 millones de barriles diarios en 2013 a 1.8 millones en lo que va del año.

Manik fue descubierto en abril de 2018 y se ubica a 102 kilómetros al noroeste de Ciudad de Carmen, Campeche, mientras Mulach está a 17 kilómetros al noroeste de Paraíso, Tabasco.

Los cuatro restantes, descubiertos entre 2011 y 2015, están en las etapas previas para su desarrollo.

Xikin, ubicado a 31 kilómetros de Paraíso, y Esah, a 94 kilómetros de Ciudad del Carmen, son campos que están en etapa de transición, es decir, hacia la producción de hidrocarburos, de los cuales se extraerá crudo ligero.

Ambos representan reservas por 360 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

Los yacimientos Kinbe y Koban, frente a las costas de Tabasco, están en fase de delimitación, en la que Pemex realiza investigaciones para calcular los volúmenes de hidrocarburos existentes.

En total, los seis campos cuentan con reservas de 865 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, entre 193 mil y 210 mil barriles diarios de aceite y 350 millones de pies cúbicos de gas al día, subrayó el director general de Pemex.

Talos busca asociarse

Un consorcio liderado por Talos Energy, con sede en Estados Unidos, busca asociarse con Pemex el año próximo para desarrollar un descubrimiento de petróleo y gas potencialmente lucrativo, mientras espera resultados de más perforaciones.

El año pasado el proyecto Zama, de Talos, en aguas poco profundas del sur del Golfo de México, descubrió un importante depósito de petróleo que podría contener hasta 2 mil millones de barriles y hasta 800 millones de barriles en reservas recuperables.

El descubrimiento probablemente se extienda al bloque adyacente de Pemex, donde la estatal mexicana planea perforar su propio pozo a finales de este año para confirmar el tamaño de su participación en el yacimiento conjunto.

Queremos ver los datos de Pemex para que puedan ayudarnos a todos, y luego deseamos determinar qué tan rápido podríamos formar esa sociedad para que podamos avanzar con nuestra decisión final de inversión, manifestó el director ejecutivo de Talos, Tim Duncan, en una entrevista esta semana.

El ejecutivo señaló que el consorcio –que incluye a Talos; Premier Oil, de Gran Bretaña, y Sierra Oil & Gas, de México– también compartirá sus datos con Pemex, con la esperanza de finalizar las negociaciones a finales del año próximo.

Duncan asistió a una reunión el mes pasado con el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, quien se comprometió a fortalecer a Pemex cuando asuma el gobierno, en diciembre próximo.

Expresó que el próximo presidente mexicano destacó la necesidad de que operadores como Talos produzcan más barriles lo más rápido posible para ayudar a revertir una caída de la producción, que lleva 14 años.