cultura | 10 de Octubre de 2017

Esta exhibición estará abierta al público hasta el 21 de enero Foto Cortesía

Por

Por 

Notimex

Barcelona, 10 de octubre.- Con la intención de que el público pueda revivir la creación de un ícono en la historia del arte: "La puerta del Infierno", la Fundación Mapfre presentó en esta ciudad la exposición "El infierno según Rodin" con más de 150 obras.

A través de más de 150 obras, entre ellas 30 dibujos que pocas veces se han presentado al público y numerosas esculturas restauradas para la exposición, el visitante podrá sumergirse, hasta el 21 de enero próximo, en la historia fascinante de esta obra maestra en la que Rodin recreó una visión espectacular del "Infierno", llena de exaltación y de tormentos.

"La puerta del Infierno" es la obra central que atraviesa toda la carrera de Rodin.

En 1880, siendo todavía un artista poco conocido, el escultor recibió del Estado francés el encargo de diseñar una puerta monumental destinada a un futuro museo de artes decorativas.

Durante cerca de diez años se entregó a la tarea con pasión, inspirándose primero en "La divina comedia" de Dante Alighieri, y después, cada vez más, en "Las flores del mal" de Charles Baudelaire.

Trabajando tanto la dimensión arquitectónica de la puerta (bajorrelieves, pilastras, elementos decorativos) como los personajes que se encuentran en su superficie, Rodin crea formas inéditas para expresar las pasiones humanas.

Los numerosos grupos de figuras de condenados que Rodin dibuja, modela y junta constituyen un verdadero repertorio de formas, que el artista reutilizó hasta el final de su carrera, con una inventiva siempre renovada.

Muchas de sus obras más conocidas proceden de este ímpetu que propulsó al artista al primer plano de la escena artística, empezando por "El pensador", "El beso", "Ugolino", "Danaide" y "Las tres sombras".

La lectura de "La puerta del Infierno" arroja luz sobre toda la obra de Rodin. En ella se condensan sus indagaciones estilísticas, y es el punto de partida de muchas variantes, realizadas con sus técnicas preferidas: fragmentación, reunión, ampliación, reducción, repetición.

Rodin, fascinado por el cuerpo dolorido, violento o erótico, dibuja, modela y retoca sin cesar sus creaciones anteriores para captar y expresar todos los arrebatos del alma.

La presentación excepcional de muchos dibujos, a menudo con anotaciones de Rodin, mostrará esta indagación de la composición y el movimiento.

Rodin, quien nació en París en 1840 y falleció en Meudon, Francia, en 1917, inició su formación artística en la Petite École del Barrio Latino de París, donde bajo la dirección de su profesor, Horace Lecoq de Boisabaudran, se ejercitó en el aprendizaje de las artes decorativas en sesiones de dibujo en las salas de Antigüedades del Museo del Louvre.

Cuando posteriormente suspendió el examen de acceso a la École de Beaux Arts durante tres años consecutivos, decidió abandonar la formación académica para explorar libremente la práctica de la escultura.

La primera pieza conservada data de 1860, un busto de su padre, Jean-Baptiste Rodin.

En 1880 recibió el encargo de "La puerta del Infierno", y fue en esa época cuando conoció a Camille Claudel, quien se convirtió en su discípula y con la que inició una relación que duró más de diez años.

El artista legó su obra y sus colecciones al Estado francés. En 1919, dos años después de su muerte, el Museé Rodin de París abrió sus puertas al público.