cultura | 10 de Septiembre de 2018

“La posibilidad de tener el gran teatro del mundo frente a mí”, dice en plática con Guillermo Osorno. Foto tomada de @hayfestival_esp

Por

Por 

Redacción 
Querétaro, 10 de septiembre.- La curiosidad fue lo que motivó a Alma Guillermoprieto a ser periodista. “La posibilidad de tener el gran teatro del mundo frente a mí”, dice en plática con Guillermo Osorno, con quien comparte oficio. 

La conversación se lleva a cabo en el Teatro de la Ciudad, como parte del Hay Festival. Guillermoprieto actualmente vive en Colombia y su trabajo profesional lo ha desarrollado mayormente en otros países de América Latina y no en su natal México, y para medios como The Washington Post, Newsweek y The New Yorker. 

Hace 40 años vivía en Estados Unidos, donde fue bailarina profesional. Quiso conocer la revolución sandinista de primera mano, “yo quería ir a ver”, y le pidió a un amigo editor inglés, quien le facilitó ir. “Era una guerra pequeña, un esbozo de insurrección”. Los periodistas que estaban ahí serían su “grupo tutor”. 

Y pasó una cosa curiosa: “Yo era de una timidez paralizante. Pero con un cuaderno me sentía invulnerable”, con “derecho a acercarme a los demás”. 

Ahí inició un oficio que la llevó a obtener el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2018. 

Comenzó con las grandes ligas, escribiendo para el diario británico The Guardian y Latin American Newsletters, una agencia informativa inglesa. 

Al año, el periódico la invitó a Londres. Iba en el piso de arriba de un camión y una mujer mayor le hizo la plática. Una cosa llevó a otra, y la inglesa de pronto exclamó: “¡Leo tus historias todos los días!” 

“Me quedo de a seis”, le cuenta al público Guillermoprieto. “Alguien me lee”. Le cae el veinte de que su obligación era “con quien me lee”, y no con “las víctimas o los sandinistas”. 

Justo esta semana cumple cuatro décadas de haber llegado a Nicaragua. Allá conoció a Daniel Ortega: “Me pareció siempre una persona opaca. Al sandinismo le faltó imaginación creadora. Acabó convertido Daniel en Somoza”. 

Alguien del público pide su opinión sobre la situación actual del periodismo. El internet, dice Guillermoprieto, ha implicado “un golpe económico para los medios”. Twitter es “la posibilidad de muchas cosas, pero sobre todo se le ha usado para transmitir agresión”. Sin embargo, se podría decir que es optimista: “Yo pienso que Facebook y Twitter se van a autodestruir en alguna medida, y que la necesidad de información equilibrada va a seguir existiendo”.