méxico | 10 de Agosto de 2017

Parque Yoreme, lugar donde se realizó la entrevista, a unos metros de Estados Unidos en San Luis Río Colorado. Foto Google Maps

Por

Por 

Notimex | Juan José Romero Razo, corresponsal

San Luis Río Colorado, 10 de agosto.- Migrantes que arriban a la frontera de Sonora saben que en el país tienen más protección y están conscientes de los peligros que enfrentan con las redes de contrabandistas de humanos una vez que están en sus manos.

Entrevistado en el parque Yoreme, el migrante de Sinaloa, José Sánchez Angulo, comentó que “sucede que la gente lo que quiere es llegar al otro lado, a trabajar, y a veces busca a las personas con las que menos se deberían ir, para hacerlo”.

Comentó que ha cruzado en varias ocasiones a Estados Unidos de manera ilegal, “nunca he tenido problemas con los ‘coyotes’, lo único es que ahora a ver cómo paso porque no tengo dinero”.

Expresó que otros migrantes le dijeron que les iban a cobrar tres mil 500 dólares por cada uno, por llevarlos desde esta frontera, El Sásabe o en Altar, Sonora, -por donde se pudiera- hasta la ciudad de Los Ángeles, California.

Mencionó que ha pensado en irse solo, pero también otros migrantes a quienes encontró en las inmediaciones del parque Benito Juárez del centro comercial, le dijeron que se puede ir con ellos.

Comentó que anda en busca de una persona que ya haya cruzado por la región y la conozca, para irse con ella y tener más seguridad de que por lo pronto primero llegarán a la ciudad de Yuma, Arizona.

En McAllen, Texas, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) informó que un hombre del sur de Texas fue sentenciado el martes a 20 años en prisión federal por tomar de rehenes a dos ciudadanos hondureños.

Esta sentencia fue anunciada por el abogado Interino de Estados Unidos, Abe Martínez, Distrito Sur de Texas, en la que Jesús Manuel Ramírez, de 32 años, de Pharr, Texas, fue sentenciado el 8 de agosto por el juez de distrito Randy Crane.

De acuerdo con documentos judiciales, el jurado escuchó a varios testigos, entre ellos las dos víctimas que declararon que el 4 de mayo de 2014, Ramírez y varios co-conspiradores comenzaron a amenazarlos y a golpearlos porque sus familias no habían pagado sus comisiones de contrabando.

Según su testimonio, ese día, uno de los co-conspiradores hizo varias llamadas telefónicas a sus familiares y les comunicó que si no pagaban una suma de dinero, iban a golpear o matar a ambos.

Además, cuando las familias no pudieron pagar el dinero, Ramírez se molestó y ordenó a un co-conspirador que los inmovilizara, entonces ambos hombres fueron atados y golpeados.

Una de las palizas quedó registrada en una llamada telefónica, hasta que finalmente agentes de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) de la Unión Americana rescataron a los migrantes.