Turismo | 10 de Julio de 2019

El golpe de calor se produce cuando el cuerpo alcanza temperaturas mayores a los 40 grados centígrados. Foto cortesía UABC

Por

Por 

Redacción
Mexicali, 10 de julio.- Ante las altas temperaturas que se han registrado en el estado y las que están por llegar, el responsable del laboratorio de habilidades y destrezas clínicas de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), Hugo Urías Magallanes, emitió algunas recomendaciones para no sufrir un golpe de calor durante este verano.  

El golpe de calor se produce cuando el cuerpo alcanza temperaturas mayores a los 40 grados centígrados y es incapaz de expulsar el calor a través de los diversos mecanismos que posee el organismo para la termorregulación, como la sudoración.

“El centro regulador de la temperatura está en el cerebro, específicamente en el hipotálamo, y cuando existe una exposición al calor extremo, se rompe el equilibrio del centro regulador y la temperatura empieza a subir”, aseguró el doctor Urías Magallanes.

Uno de los primeros síntomas son los calambres musculares que se producen cuando hay un desequilibrio en los electrolitos, otro es el agotamiento excesivo; existe un intenso dolor de cabeza, náuseas, mareos y debilidad. cuando se sufre un golpe de calor.

Si se presentan los anteriores síntomas se recomienda mantenerse en un ambiente fresco y consumir líquidos, en especial sueros, además se pueden colocar compresas frías en axilas, cuello y la ingle.  

Del mismo modo, se detalló que, si la persona afectada ya pasó por las fases anteriores, y tras aplicarle los remedios comienza a delirar; tener alucinaciones, presenta temperatura corporal mayor a 40 grados centígrados, no responde, sufre somnolencia, se encuentra rojo y no suda, es indispensable llevarlo a urgencias.  

Las consecuencias que puede traer este trastorno son fallas en los sistemas respiratorio, renal, de coagulación y nervioso; además de que ataca a diversos órganos, puede provocar un estado de coma, o bien, la muerte.

Las personas más propensas a sufrir un golpe de calor son principalmente las que no están acostumbradas al clima extremo de Mexicali y quienes laboran en la intemperie o transitan durante las horas de más radiación solar. También los niños y adultos mayores, así como quienes usan medicamentos para el control de la presión alta, insuficiencia cardiaca, diabetes y aquellos que se utilizan para mantener un control de sus líquidos corporales.