cultura | 10 de Junio de 2019

Alejandro Macías durante el XIX Congreso de la Asociación Panamericana de Infectología. Foto cortesía Foro Consultivo, Cientifico y Tecnológico

Por

Por 

Redacción
Tijuana, 10 de junio.- De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), influenza causa alrededor de 650 mil muertes al año y sin embargo, en parte porque no lo creen necesario o porque algunos médicos lo contraindican.  

Durante el simposio sobre vacunación de Sanofi Pasteur del XIX Congreso de la Asociación Panamericana de Infectología, el profesor de la Universidad de Guanajuato, Alejandro Macías, explicó, que es importante hacer la distinción entre grupos de riesgo de infección y grupos de riesgo de complicación, pues, aunque generalmente las autoridades priorizan a los segundos, todos corremos riesgo de enfermar.   

“En México hay alrededor de 127 millones de habitantes para 30 millones de dosis de vacunas. No se puede vacunar a todos y entonces se vacuna por grupos de riesgo de complicaciones”, comentó el doctor Macías.  

Macías también aseguró que estos datos quedan respaldados por la Secretaría de Salud en su reporte: “México preparado  ante aumento de casos de influenza”. 

Los grupos de riesgo de complicación se conforman por niños pequeños, ancianos, personas crónicamente enfermas y personas con enfermedades metabólicas como la diabetes.  

El doctor asegura que es importante desmentir algunos mitos sobre la vacuna contra la influenza, como el que afirma que es dañina para las personas diabéticas o que puede poner en riesgo a las mujeres embarazadas. 

El profesor de la Universidad de Guanajuato mostró cifras que indicaron que la vacuna previene hasta en 79 por ciento el riesgo de hospitalización por complicaciones de influenza en pacientes diabéticos y que poco más de 60 por ciento de las mujeres que se vacunan transmiten la inmunidad a los bebés que, hasta pasados los 6 meses, no son candidatos a recibir la vacuna. 

Preocupación por enfermarse tras vacunarse  

Suele pasar que algunas personas evitan la vacuna porque de igual manera hay un riesgo de enfermar. El doctor Macías explicó que sí, ese riesgo existe porque las vacunas contra la influenza se preparan con los virus que se presentaron durante la última estación y estos pudieron haber mutado, pero que la inoculación evita que la enfermedad se complique y termine en hospitalización o muerte. 

“No siempre le podemos atinar al virus que va a circular después, la eficacia va variando de 50 a 60 por ciento”. Por ello, lo más recomendable es aplicarse la vacuna tetravalente que protege contra las dos cepas de influenza A (AH3N2y AH1N1) y las dos de influenza B (Victoria y Yamagata). 

Aunque a la fecha el sistema público de salud mexicano solo aplica la trivalente, que protege contra las dos cepas de influenza A y una cepa indistinta de influenza B, la tetravalente puede obtenerse con médicos privados y es importante promover que también se vuelva accesible al público en general. 

“El costo de la vacuna para la salud pública puede oscilar entre los 5 y los 10 dólares. Una hospitalización para influenza puede costar de 100 mil a 200 mil dólares. La vacunación es también eficiente desde un punto de vista administrativo”, concluyó el doctor.