méxico | 10 de Junio de 2018

Demandó que resuelvan sus conflictos de manera pacífica. Foto La Jornada

Por

Por 

Elio Henríquez y René Alberto López Corresponsal, La Jornada
San Cristóbal de Las Casas, Chis. 10 de junio.- El pleito entre Ricardo Anaya, abanderado presidencial de Por México al Frente, y Enrique Peña Nieto, titular del Ejecutivo federal, está a todo lo que da y se llevan fuerte, comentó Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia.

El tabasqueño recomendó a ambos que “resuelvan sus asuntos de manera pacífica y no nos metan a nosotros. Ahora sí, como diría Vicente Fox: ‘¿Y yo por qué?’”, remató.

“Los panistas y los priístas están muy divididos, pues no es como en 2006, cuando (Vicente) Fox coordinó el fraude e hizo acuerdo con el Partido Revolucionario Institucional. Se unieron para robarnos, y en 2012 se unieron (Felipe) Calderón y Fox para ayudar a Peña (Nieto).

“Ahora no se pusieron de acuerdo, lo intentaron muchas veces, fueron a tratar de convencer a Peña y no sé por qué motivo o razón Peña no aceptó. Yo infiero que hubo traición, es como el corrido de Contrabando y traición, así hay que ver estas cosas”, afirmó en entrevista en Pichucalco, donde comenzó una gira de tres días por Chiapas.

Ayer, durante sus visitas a Bochil y Villaflores, López Obrador señaló que no sabe qué le hizo Anaya al Presidente, pero ahora hay una ruptura y Anaya hasta dice que va a meter a la cárcel a Peña.

Comentó que la única manera de ganar es con votos y aplaudió que Fox, ese mercenario de la política, haya dicho que apoyaría al candidato priísta, José Antonio Meade, y ahora lo abandona y se va con Anaya.

López Obrador llegó por la mañana a Pichucalco, Chiapas, en la zona limítrofe con Tabasco, donde sostuvo que pobremente, según las encuestas, estamos con 26 puntos arriba de ventaja en las preferencias electorales.

Ante miles de seguidores que le coreaban: Presidente, presidente, López Obrador evocó a su difunta esposa (Rocío Beltrán Medina) y pidió a los habitantes de Pichucalco que “cuiden este pueblo, porque me trae muchos recuerdos.

“Yo me casé en Teapa (Tabasco) con mi primera esposa, y mis hijos de mi primera esposa quieren mucho a Teapa y a esta región. Ahora que pasamos por El Azufre le estaba yo diciendo a los amigos: ‘¡Cuánto diera yo por quedarme unas dos o tres horas aquí!’ Pero tengo que seguir adelante”.

A su paso por el aeropuerto de Villahermosa, Tabasco, camino a Chiapas, López Obrador aseguró que en la elección del 1° de julio su triunfo es irreversible, pues ya no lo podrán alcanzar sus competidores.

Mencionó que “nunca un tabasqueño se va a sentir decepcionado de mi actitud, y les va a gustar, porque donde quiera que vaya un tabasqueño van a reconocer que el próximo Presidente de México, de Tabasco, choco, va a estar actuando con rectitud, con honestidad”.

En entrevista descartó que le vaya a funcionar al gobierno federal hacer un fraude electoral y usar dinero en las campañas: Ya no pueden, es mucha la diferencia. No quiero presumir, por eso no quiero dar el dato, respondió al preguntársele si el gobierno inyectará recursos a la elección.