cultura | 10 de Febrero de 2019

"El sentido ético debe regir nuestra actuación como servidores públicos" señaló Alejandra Frausto Foto José Carlo González | Archivo La Jornada

Por

Por 

La Redacción La Jornada

Ciudad de México, 10 de febrero.- La secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero, en un comunicado enviado este domingo a la prensa asegura que en varias ocasiones exhortó a Daniel Goldin a continuar al frente de la Biblioteca Vasconcelos, y así articular la extensa red de bibliotecas del país. Sin embargo, el pasado 21 de enero, recibió su renuncia.

En un boletín Frausto dice que:

“Reconozco su capacidad y experiencia. Entiendo su postura y respeto su decisión. El sentido ético debe regir nuestra actuación como servidores públicos, por lo que lamento cualquier acción que no haya representado una conducta en esta línea.

“Nuestro compromiso –añade– es continuar el trabajo desarrollado en la Biblioteca Vasconcelos y fortalecer la infraestructura bibliotecaria del país. El Director General de Bibliotecas, Marx Arriaga, tiene ese enorme reto que implica, entre otras cosas, actualizar sistemas, infraestructura y acervos, con especial atención a los bibliotecarios de toda la República. Las bibliotecas son el centro del programa territorial que estamos por desplegar, es por eso que las queremos vitales y en constante diálogo con su comunidad.”

Finalmente, la funcionaria insistió en que la cultura la hacemos todos, más allá de nuestra condición, origen o ideología.

“Personalmente, doy un alto valor a la pluralidad por lo que no cejaré en convocar a la comunidad entera a participar en los proyectos que nos hemos propuesto desarrollar. La Biblioteca Vasconcelos es un gran modelo, hasta ahora excepcional, que se convertirá en un ejemplo para las más de siete mil bibliotecas que existen en el país” señaló.

“Está por concluir el diagnóstico exacto de nuestra estructura bibliotecaria, gracias a un esfuerzo colaborativo con estados y municipios que forman parte de la Red Nacional. Hago un llamado a iniciar un diálogo basado en el respeto, para que éstos recintos culturales realmente sean de quienes las conciben y seguramente sostendrán.”