espectáculos | 10 de Febrero de 2015

Maria Alekhina y Nadezhda Tolokonnikova, del grupo Pussy Riot, y Bianca Jagger, acompañadas de otros músicos rusos: Matt, de la banda Scofferlane, y Sasha, de The Jack Wood, luego de participar en la conferencia de prensa titulada Cine por la paz, organizada por la Berlinale. Foto AP

Por

Por 

Alia Lira Hartmann

Berlín, 10 de febrero.- Impulsar el cine de corte indígena en el mundo es una de los objetivos principales de la sección NATIVe del Festival Internacional de Cine de Berlín, que en esta edición inauguró Eco de la montaña, de Nicolás Echevarría.

El cineasta y documentalista mexicano fue recibido como viejo amigo de la Berlinale. Dieter Kosslik, director del encuentro, anunció la participación de Echevarría como un afortunado regreso a Berlin. En 1991 participó en la sección de competencia con Cabeza de Vaca.

Otra mexicana, María Dolores Arias Matínez, joven seleccionada de Talents Guadalajara en 2014, presentó en Berlín su documental Bankikal, centrado en las prácticas y costumbres del pueblo tzotzil en Chiapas.

El privilegio de abrir una sección de esta importancia y la numerosa participación mexicana este año es parte del trabajo en colaboración que entre Berlín y México se lleva a cabo desde hace dos años.

José Miguel Álvarez, del Instituto Mexicano de Cinematografía, informó aLa Jornada que en el año se enviaron alrededor de cien producciones de tema.

Se trataba de mandar la mayor cantidad de material posible del cine de corte indígena tanto documental, etnográfico o de ficción, con el fin de asegurar que México tuviera una presencia importante, ya que en 2015 la mirada estaría centrada en América Latina y la competencia con otros países sería fuerte, precisó.

Álvarez informó que el Festival de Cine Indígena de Michoacán fue una fuente importante para la recopilación de material.

Agregó que Ambulante tiene una sección denominada Ambulante Más Allá, que impulsa la producción documental de la población indígena.

Para Concepción Suárez Aguilar, Ambulante Más Allá es su primera experiencia en capacitación y realización cinematográfica. Este año exhibeKoltavanej, que aborda el tema de la violación de los derechos humanos de los indígenas.

La cinta ofrece el testimonio de una tzotzil, quien fue torturada para que se culpara de un crimen que no había cometido.

Elogios del público y la prensa

El chileno Pablo Larraín vuelve a Berlín. Presentó en competencia El club, que fue muy elogiado por el público y prensa especializada.

La cinta aborda el tema del abuso de menores por sacerdotes de la Iglesia católica, la impunidad y el encubrimiento contra lo que han pugnado durante décadas las víctimas.

Cuenta la historia de un grupo de curas con un pasado oscuro que están en una especie de retiro en algún sitio de la provincia de Chile.

En conferencia de prensa, Larraín declaró: La Iglesia lleva años escondiendo a estos sacerdotes, y así se me ocurrió hacer una película sobre este club de los perdidos. Lo interesante es que la Iglesia no cree en la justicia civil, sino que intenta exculpar sus pecados frente a Dios.

Sondeo

Consideras que los términos del acuerdo México-EU para evitar aranceles: