méxico | 10 de Enero de 2017

Enrique Ochoa Reza, presidente nacional del PRI, en imagen de archivo. Foto Marco Peláez

Por

Por 

Alma E. Muñoz, La Jornada

Ciudad de México, 10 de enero.-Un grupo de priístas, encabezados por el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, invitaron a Enrique Ochoa Reza, presidente nacional del PRI, a reflexionar sobre su capacidad para conducir al partido, ante la postura asumida en torno a los gasolinazos y frente a la elección presidencial.

Al expresar su rechazo a la medida, se pronunciaron por una urgente refundación del partido para que pueda presentarse como una opción de gobierno ante la militancia y, de no ser así, Ochoa Reza "debe renunciar a su cargo y convocar a la Asamblea Nacional para que seamos los priístas quienes determinemos a quien debe conducir a nuestro instituto político " rumbo a 2018.

En una carta de cinco cuartillas, dirigida al líder tricolor, aseguraron que se unen a las voces que, "desde el priísmo, esperan una postura congruente que refleje el malestar de la sociedad por la situación que atraviesa México. Que nuestro partido, el de los priístas, exija que se dé marcha atrás al brutal gasolinazo, y se  agoten primero todas las posibilidades de ahorro en el gasto público antes de volver a golpear al ciudadano de la calle", subrayaron.

Coincidieron con el senador Patricio Martínez, quien en una carta también dirigida a Ochoa Reza, señaló que a nadie se consultó dentro del PRI en torno a la postura que asumió el presidente del instituto político, "como si el partido fuera solamente de usted... Disculpe pero la mayoría de los priístas, nos atrevemos a afirmar, no estamos de acuerdo".

La liberalización de los precios de la gasolina "ha supuesto un duro golpe a la economía de los mexicanos", sentenciaron.

Expresaron que el país requiere un cambio de rumbo; "el neoliberalismo promovido por una tecnocracia insensible tiene inmerso a México en una crisis económica, social, política y de seguridad que reclaman de atención urgente ".

Le advirtieron a Ochoa Reza que los 18 millones de mexicanos que en 2012 votaron por el PRI para recuperar la Presidencia de la República "hoy se sienten abandonados y defraudados.

"La falta de atención y respeto a la trayectoria de destacados priístas ha propiciado ya rompimientos. Recuerde lo que sucedió en 1988 cuando la salida de importantes cuadros del partido puso en riesgo la elección presidencial".

El grupo de priístas consideró que frente a los comicios de 2018, el partido tiene que apostar a la consulta a la base para la designación de quien nos represente en ese proceso.

"Sólo si escuchamos a la militancia y le permitimos expresarse democráticamente, tendremos posibilidad de refrendar el triunfo de 2012. Si retomamos nuestros principios y construimos una propuesta de paz con un modelo económico, social y político distinto a la actual reforzaremos esa posibilidad", mencionaron.

Sondeo

¿Responde la abrogación de la Ley del Agua a las protestas ciudadanas?