Baja California | 10 de Enero de 2017

Foto Jorge Heras

Por

Por 

Jorge Heras

Mexicali, 10 de enero.- El casi centenar de manifestantes que bloqueban el acceso a la Terminal de Almacenamiento y Distribución de PEMEX en La Rosita se dividió la madrugadada de este martes ante el cansancio y presiones que hizo el gobierno estatal a un grupo de taxistas que tenían tomadas las instalaciones desde el pasado miércoles 4 de enero. 

Desde hace casi una semana, un grupo de taxistas, choferes de Uber y familias residentes de Mexicali se aposentaron en esta zona ubicada en el kilometro 16 de la carretera a Tijuana, para impedir la salida de pipas y tractocamiones con gasolina en protesta por el incremento de los combustibiles instrumentado por el gobierno de Enrique Peña Nieto. 

Esta terminal distribuye gasolina Magna, Premium y Diesel a la capital del Estado, el puerto de San Felipe, el Valle de Mexicali y a la ciudad sonorense de San Luis Rio Colorado. 

El movimiento de taxistas, liderados por Juan Carlos Hernández Tirado, pidió a todos los manifestantes levantar el bloqueo porque tras reunirse con autoridades de la Secretaría General de Gobierno, había consiguido un compromiso firmado por el Gobierno Estatal para buscar la reducción del estimulo fiscal de 58 centavos en el precio de las gasolinas. 

Un reducido grupo de familias inconformes se negó a retirarse del lugar porque no había una acción clara por parte de la Federación para reducir el costo de los hidrocarburos, ya que consideraron que la propuesta de los funcionarios estatales solo se limitaba a gestionar la disminución de estímulo y la homologación del costo del combustible, peticiones que había hecho durante el lunes el gobernador, Francisco Vega de Lamadrid en la reunión de la Conago. 

Asimismo cuestionaron al personal de la Terminal de Pemex por no poner en circulación las dos pipas que acordaron en liberar para llevar 60 mil litros de combustible a la ciudad. 

El representante del gobierno estatal comentó que por cuestiones de "seguridad y logística" el superintendente de las instalaciones de la paraestatal en La Rosita impidió la salida de las unidades. 

Durante la mañana Hernández Tirado y los taxistas reconocieron que el cansancio había hecho estragos en su condición física luego de protestar y dormir en el lugar durante siete días, además se mostraron satisfechos con el acuerdo al que llegaron con la administración pública estatal. 

En tanto la veintena de manifestantes que permanecieron en la lucha pidieron a las coporaciones policiacas que no utilicen la fuerza pública para desalojarlos. 

"Somos mexicanos. tenemos la bandera aquí en la manifestación, por eso pedimos a las diferentes policías que no disparen contra el pueblo ni retiren esta protesta con violencia", expresaron. 

El desabasto de gasolina y diesel en Mexicali está cerca de llegar al 100 por ciento, toda vez que ya no se cuenta ni con las reservas de combustible. 

Sondeo

¿Es suficiente el retiro de concesiones de taxis amarillos ante los actos de violencia de sus choferes?